Defecito.com tuvo la oportunidad de entrevistar a Silvia Peláez, autora de la obra Fiebre 107 Grados, que acaba de iniciar una temporada de presentaciones en el Teatro el Galeón. A través de unas cuantas preguntas trataremos de conocer mejor a esta autora mexicana.

Defecito.com: Hola Silvia, Gracias por tomarte el tiempo de contestarnos a unas cuantas preguntas. Con el propósito de conocerte mejor y comprender un poco más cuál es la propuesta de Fiebre 107 grados ¿podrías darnos un corto resumen de la temática de esta obra?

Silvia Peláez: Hola. Gracias a ti por invitarme a esta entrevista. La obra trata en principio sobre la relación amorosa entre Sylvia Plath y Ted Hughes. Su encuentro, la pasión y la creación combinadas en la vida cotidiana, su vida como poetas con éxito, la añoranza de Sylvia por su padre, la necesidad de Ted de libertad, el suicidio de Sylvia… El tema es el amor y una exploración de las relaciones entre víctima y victimario, abriendo preguntas al respecto. Es una historia de amor trágico, de amor poético, de amor pasional, atravesada por el fantasma del suicidio.

Defecito.com: ¿Cómo llegaste a escribirla y porqué?

Silvia Peláez: Primero fue leer la poesía de Sylvia Plath, luego irla conociendo a través de sus diarios y sus cartas. Más adelante hurgar en el lado humano tanto de ella como de Ted, pues me interesaba explorar el hecho de que en los sesenta, cuando Plath comete suicidio, Ted haya sido calificado como el culpable. Me movió el reflexionar sobre las relaciones entre personas donde, creo, no hay víctimas ni verdugos victimarios, sino que cada uno pone su grano de arena para que ocurran tales o cuales eventos. Creo que a veces resulta fácil y cómo señalar a alguien y decir: “él es el malo de la película�. Fue un proceso de investigación largo y placentero en que el iba leyendo cada nuevo material que se publicaba relacionado con el tema. En un momento tuve que tomar la decisión de detenerme y no buscar más, porque en este tiempo de obras demasiada información puede aniquilar el drama. Hace poco, incluso, salieron a la luz cartas entre Ted Hughes y Assia Mewil que fue la mujer por quien Ted dejó a Sylvia. Me muero de ganas por conocerlas, aunque sé que no entrarán en esta obra…

Defecito.com: ¿Cuál es el mensaje fundamental que deseas transmitir al público?

Silvia Peláez: Lo que me gusta transmitir al público en mis obras en general es la emoción. Ésta varía de acuerdo con la obra. En este caso hay variadas emociones a lo largo de Fiebre 107 grados, que pasan a la piel y las terminales nerviosas del espectador y trascienden la biografía de dos poetas del siglo XX. Entrar a Fiebre 107 grados implica hacer un viaje de emociones y relaciones en que nos vemos reflejados aunque sea con luz tenue. Esto gracias a la producción de la Compañía Nacional de Teatro, a la inteligente y sensible dirección de Silvia Ortega, al magnífico trabajo de los actores, y al excelente trabajo en equipo de todos quienes colaboraron en esta puesta en escena. También me gustaría mencionar que la obra fue publicada recientemente por Editorial El Milagro y CONACULTA. Y que existe una versión en inglés traducida por la dramaturga Caridad Svich en Nueva York con una beca de Contacto Cultural que fue realizada en The Lark Theater Development Company en un proceso de traducción participativo para lo cual viajé en repetidas ocasiones a la ciudad de Nueva York. Era muy importante para mí, dado el personaje sobre todo de Sylvia Plath, exponer laobra al público estadounidense, lo cual resultó muy gratificante.

Defecito.com: La dramaturgia mexicana ¿Una realidad tangible o una utopía?

Silvia Peláez: Una realidad. Hay mucha producción dramatúrgica en México y un abanico muy interesante: desde obras con estructuras aristotélicas hasta la posdramaturgia. Todas ellas pugnando por crear mundos paralelos desde la creación dramática; mundos que nos digan como seres humanos en un mundo globalizado; que nos conformen como mexicanos y, al mismo tiempo, nos hagan ciudadanos del mundo. Muchas veces las obras no encuentran el cauce para su producción en escena, cuestión que es multifactorial, por lo que proyectos como Mural: tres siglos de teatro mexicano son cruciales. Sería importante seguir haciendo este tipo de ciclos para nuestra dramaturgia y nuestro teatro.

Defecito.com: ¿De manera general cual es tú diagnostico del teatro en México?

Silvia Peláez: No soy médico de teatro, pero como dramaturga, traductora y gestora de proyectos binacionales creo que nuestro teatro está en constante movimiento. Que, cierto, necesita más público, pero este es un problema que va más allá del teatro y que rebota en la educación en general y en la educación artística en particular. Nuestro teatro es vital y brillante, pleno de imaginaciones variadas fruto de los dramaturgos de tantos creadores: autores, directores, escenógrafos, diseñadores, realizadores, músicos… Y lejos de disminuir frente a la globalización, se fortalece y enriquece al contacto con otras dramaturgias.

Defecito.com: ¿Hay espacio real para las propuestas no comerciales?

Silvia Peláez: Poco porque somos muchos y las obras se multiplican en cada dramaturgo. Como sabemos, este sexenio inició con recorte presupuestal a la cultura. ¿Eso dónde nos deja? Los espacios que hay por lo general son institucionales. En este sentido hay un largo camino por recorrer para lograr una independencia y hacer teatro de calidad con recursos no gubernamentales. Sigue habiendo una división entre teatro no comercial y teatro comercial. Y los productores de teatro comercial rara vez se arriesgan con dramaturgos nacionales. Y tal vez de pronto, sería interesante que lo hicieran…

Defecito.com: Los jóvenes y el teatro ¿cómo percibes el interés de los adolescentes y jóvenes adultos por el teatro?

Silvia Peláez: Siempre que la propuesta sea interesante y se comunique con sus públicos, los jóvenes irán a ver las obras. Pero volvemos a la educación, además de que también hay que tomar en cuenta la utilización del tiempo libre, la avalancha de posibilidades que hay para entretenerse, la forma en que las ciudades se conforman y cómo influye el espacio urbano en los gustos y deseo de los públicos. Ahora bien, en este sentido, no tenemos en México un programa específico ni de desarrollo de públicos ni de teatro para públicos jóvenes, como hay en otros países. Este es un punto que sería muy importante considerar, para consolidar futuros públicos no sólo para el teatro sino para las artes escénicas en general.

Defecito.com: Finalmente, después de Fiebre 107 grados, ¿cuáles son los proyectos para Silvia Peláez en el 2007?

Silvia Peláez: En cuanto escritura estoy revisando algunas obras y trabajando en un proyecto de dos personajes (ella y él) con una fuerte propuesta visual. A mediados de año se estrenará una obra que traduje del inglés al español titulada Placer y dolor, de Chantal Bilodeau, autora canadiense que actualmente vive en Nueva York. Esta obra la dirigirá Angélica Rogel. También estaré escribiendo cuatro obras sobre Cuernavaca, de donde soy originaria, como parte de una beca. Después viene la parte en que hago citas, visito funcionarios, presento proyecto, hablo con directores para lograr que cada obra llegue a sus espectadores sobre un escenario.

Defecito.com: Silvia, muchas gracias por haber aceptado otorgarnos esta entrevista y les deseamos la mejor de las suerte en esta temporada de Fiebre 107 grados!

Silvia Peláez: Al contrario, muchas gracias a ustedes.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here