El desencanto de ir a Super Oriental- Super Kise

Al sur de la Ciudad de México existe un establecimiento llamado Super Oriental-Super Kise. Esta es una tienda especializada en la venta de productos orientales, más específicamente chinos y japoneses.

Esta tienda es interesante por dos principales razones: la primera es el amplio catálogo de productos a la venta, la segunda es el nivel de precios, bastante accesibles. Super Oriental-Super Kise se encuentra ubicado en Avenida División del Norte No. 2515 esquina Londres (a una cuadra de Churrubusco) en la Colonia del Carmen, en Coyoacán.

Los productos que se pueden encontrar son realmente muchos, tanto así que el espacio disponible para circular en este “superâ€? oriental es escaso, con pasillos estrechos y mucha mercancía amontonada. Pero este «desorden ordenado» es parte también del encanto de ir a este tipo de lugares.

Cuando visitamos Super Oriental-Super Kise encontramos todo lo que íbamos a buscar, y hasta salimos con unos productos que no habíamos previsto comprar en ese momento pero que encontramos a muy buen precio (para los curiosos se trataba de unas pantallas en papel para lámparas). Los productos interesantes, los precios muy correctos y en general la experiencia de ir de compras ahí había sido buena, hasta que….

…a la vuelta de un pasillo nos encontramos con un señor de edad avanzada, chino probablemente, por lo menos se veía y hablaba un español con fuerte acento chino. Este hombre se veía que claramente trabajaba ahí, al cual tuve la osadía de preguntar si el arroz para sushi que acababa de tomar era bueno.

En cualquier otro lugar, en una situación similar, el empleado, gerente o dueño, hubiera respondido con un “si�, “no�, “no sé, pero déjeme preguntar�, en fin una respuesta para el cliente. Pero aquí no fue el caso y en lugar de respuesta el señor chino me preguntó que qué decía la etiqueta del producto, a lo que yo le contesté leyéndole la etiqueta en cuestión. Yo pensé al inicio que no había visto el paquete que yo tenía en la mano. Pero entonces empezó una escena delirante que en principio yo pensé; era una broma. Grave error, era muy en serio. El chinito viejito nos preguntó a mi novia y a mí que “si sabíamos leer, que si habíamos ido a la escuela�, así tal cual, y otras idioteces como “ah si no tienes olla express estás fregado entonces…� con una sonrisíta cínica.

¿Perdón? ¿Ustedes pueden creer que alguien que trabaja en un establecimiento comercial les conteste “¿Sabes leer? ¿Fuiste a la escuela?â€? y este tipo de cosas a un cliente que le hace una pregunta sencilla? Al tipo sólo le falto decirnos que éramos unos estúpidos por preguntarle si su arroz era bueno…

Como nos habíamos tardado mucho en llegar ahí a causa del tráfico, nos quedamos con lo que ya cargábamos en nuestro carrito y fuimos directo hacia la caja para pagar sin seguir perdiendo el tiempo en ese establecimiento. Ahí fue un caos, había mucha gente, mucha desorganización, poco espacio y optamos por pagar rápido lo que llevábamos y largarnos a toda velocidad. Lo placentero de las compras de productos orientales ya se había convertido en una real mala experiencia.

Por falta de tiempo y porque era un caos eso, no pudimos reclamarle a alguna persona esta falta de cortesía y respeto por el cliente, pero al fin y al cabo lo estamos haciendo, aquí y ahora.

En conclusión solo les diré que si piensan ir de compras a ese lugar (Super Oriental-Super Kise), cuidado con el trato, porque en una de esas quizá los insultan por hacer una pregunta.

A las personas encargadas de Super Oriental-Super Kise, si leen esto, sólo les recordaré que existen otros establecimientos que venden productos similares y con un buen trato al cliente como lo pueden leer aquí.

La competencia existe y el cliente irá siempre adonde lo traten bien, no lo olviden señores!!

85 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *