En días pasados se libró una más de las batallas orales entre Hugo Chávez y Felipe Calderón en el marco del Foro Económico Mundial realizado anualmente en Davos.

No abonaré a la discusión de los modelos económicos o de las tendencias ideológicas sino de las coincidencias en el discurso y las acciones de ambos gobiernos.

El principal discurso del poder es la perpetuidad, más allá del bien común o de cualquier política exterior, los gobiernos tienden puentes que les aseguren el uso y beneficio del poder que brinda el ejercicio del gobierno.

De tal forma podemos ver que la democracia en Venezuela y México es sólo una formalidad para que los grupos en el poder fortalezcan sus privilegios. Hugo Chávez se reelige por tercera vez y acumula más poder cuando se le otorga la capacidad de gobernar por decreto, Felipe Calderón llega a la presidencia después de una campaña en la que todo el aparato del Estado y demás poderes fácticos (Iglesia, Iniciativa Privada, Medios) en concierto trabajaron en forma ilegal para evitar que el extraño candidato opositor llegara a la silla máxima.

Tanto Chávez como Calderón están golpeando los medios de comunicación que les son adversos, Hugo Chávez cancela la concesión de «Radio Caracas Televisión» con motivo de una revisión de los contratos y por la participación de ésta en el fallido golpe de Estado de 2002. Por su parte el gobierno panista de Calderón siguiendo la tradición represora a medios no alineados (como el caso de CNI Canal 40), ha estado amenazando veladamente al «Grupo Monitor» de José Gutiérrez Vivó y se perfila para no permitir una tercera cadena de televisión, seguramente en compensación por la campaña a su favor que en el pasado proceso electoral lo benefició, evidentemente estamos hablando de Televisa y TV Azteca.

Así como el gobierno de Venezuela se apoya en el bloque sudamericano y cuenta con el apoyo de Brasil, Cuba, Bolivia; de la misma manera Felipe Calderón se refugia con un discurso acorde a la posición e intereses estadounidenses; y podemos seguir con otros rasgos comunes como el apoyo que ambos tienen en el ejercito para mantener la posición de fuerza de su gobierno.

A final de cuentas el conflicto se reduce a defender la posición de poder que guarda cada mandatario, pero los unen las mismas prácticas y los mismos intereses.

2 Comentarios

  1. Que yo sepa, no es la tercera vez que se reelige Chávez. A mí más bien me parece un análisis un poco superficial, pero no se le puede pedir más a un post.

    Felicidades a defecito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here