Son de Cuba, uno de los pocos grupos que toca en México el son tradicional cubano, iniciará en breve plazo una nueva etapa de su vida musical con el estreno de su primer disco antológico y su participación en varios festivales culturales de la República, anunció su director Jorge Luis González Mesa.

El principal objetivo del programa del quinteto –fundado por músicos cubanos en México en 2002- consistirá en dar a conocer al mayor número posible de personas de la población mexicana el patrón tradicional del son, definido más o menos entre el último tercio del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX.

Son de Cuba está integrado por Arlett Laforguette (cantante, compositora y repentista), Enrique Quintana (trompetista), Jesús Arellano (percusionista), Carlos Pérez (pianista y autor musical) y el propio Jorge Luis, quien además de dirigir al grupo es arreglista.

Actualmente cumple compromisos en la Casa Lamm, La acuarela de Brasil (Santa Fe) y el restaurante Papa Jesú, en el Centro Histórico de la ciudad de México. En este recinto toca exclusivamente son y en los otros centros combina éste con jazz, latin jazz y bolero.

El disco de Son de Cuba, en proceso de grabación, incluye 12 canciones antológicas de éstos géneros y seis sones, entre ellos Lágrimas negras y el Son de la loma, “los cuales jamás pueden faltar en un concierto de son�, de acuerdo con el director musical.

González Meza, músico de formación académica de la Escuela Nacional de Arte (ENA) y posgrado en historia del arte en el Instituto Superior de Arte (ISA) de Cuba, impartió talleres de armonía contemporánea a soneros tradicionales mexicanos de varios estados de la República con apoyo del Conaculta entre 2001 y 2004.

El son nació en el siglo XVIII en las montañas del oriente de Cuba, en las fiestas patronales y familiares de negros, blancos y mulatos, muchos provenientes de Haití. Sus primeros instrumentos fueron el tres (guitarra de tres pares de cuerdas afinadas para octavos), quijada y clave. Años más tarde el son montuno, como también se le conoce, sumó a su concierto el bongó, la conga y la tumba, formándose así primeros sextetos. En décadas más recientes, al integrarse la trompeta, surgieron los septetos. La mayoría de las orquestas soneras se integran con seis o siete músicos.

Son de Cuba toca los martes de 21h30 a 23h10 en la Casa Lamm, los miércoles de 18h00 a 20h30 en La Acuarela de Brasil y jueves, viernes y sábados de 21h00 a las dos de la mañana.

Conaculta / Ã?ngel Trejo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here