La osteoporosis es una enfermedad al esqueleto caracterizada por un deterioro de la resistencia de los huesos. Esto finalmente lleva a un aumento de la fragilidad de los huesos y una mayor susceptibilidad a quebrarse.

La osteoporosis es llamada una enfermedad silenciosa porque sólo se hace evidente cuando se rompe un hueso. Las fracturas ocurren, más temprano que tarde, como resultado de una caída y debido a ello, involucran invariablemente a la cadera o los huesos de la muñeca. Además, estas fracturas son de curación muy lenta.

Desde la temprana infancia. El máximo de masa ósea se alcanza alrededor de los 20 a 25 años, y desde los 30 años sus huesos comienzan a perder fuerza. Una mujer puede perder hasta el 50 % de su masa ósea cuando llega a los 90 años

Las mujeres son más propensas a esta enfermedad que los hombres y existen tres razones para esto:

1- Las mujeres no aumentan su nivel de masa ósea llegada la adultez.
2- El rango de pérdida de masa ósea durante la menopausia es mayor que el normal; las mujeres, entonces, llegan a un nivel de densidad ósea en el cual el riesgo de fractura aumenta notoriamente mucho antes que los hombres.
3- Las mujeres viven un promedio de 6 años más que los hombres por lo que tienen una mayor oportunidad para que la enfermedad se haga evidente.

En los hombres alrededor de los 60 años, la producción de testosterona (hormona sexual masculina) empieza a disminuir, por lo que algunos hombres pueden presentar andropausia (menopausia masculina). Lo que junto con ciertas condiciones medicas o de estilo de vida incrementan el riesgo a desarrollar osteoporosis.

Algunos factores de riesgo:

– Tabaquismo
– Colitis crónica (inflamación del intestino grueso)
– Hipertiroidismo
– Falta de actividad física
– Poca exposición a los rayos del sol

Como medidas para reducir el riesgo de osteoporosis están el practicar ejercicios y tomar una adecuada dosis de calcio a través de la dieta, y estas medidas deben comenzar tan temprano como se pueda en la vida. En la niñez y durante la adolescencia. No hay que olvidar que un consumo adecuado de calcio es fundamental para tener huesos sanos.

Para ayudar a que el calcio se fije en los huesos, algo de vitamina D es esencial. Aunque la dieta es una fuente de vitamina D significativa, las personas también producimos la vitamina a través de la acción de los rayos solares en nuestra piel. En todo caso, algunos sectores de la población, especialmente los mayores, las mujeres del medio oriente y aquellos que viven mayoritariamente en interiores o en climas más nublados, deben depender en la ingesta a través de la dietas para satisfacer sus necesidades.

Algunas de las medidas que te ayudan a prevenir el desarrollo de la osteoporosis son:

– Incluir en la dieta alimentos ricos en calcio como la leche, que con dos vasos cubre el 100% de nuestras necesidades de calcio.
– Llevar una dieta saludable que incluya: verduras cocidas o crudas, frutas, cereales, pan, pasta, arroz y papas, leguminosas, carne , aves, pescado.
– Tomar el sol (entre 10 y 15 minutos al día), ya que esto favorece la síntesis de vitamina D, la cual facilita la absorción de calcio por los huesos.
– Hacer ejercicio de manera regular, el mantenernos activos promueve la absorción de calcio en los huesos, haciéndolos más fuertes y por lo tanto menos susceptibles a fracturas.

Una vez cumplidos los 60 años, es recomendable que visites a tu médico para que evalúe el estado de tus huesos, recuerda que la osteoporosis no es exclusiva de las mujeres.

Y FELICIDADES A TODAS LAS MUJERES EN NUESTRO DIA INTERNACIONAL!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here