El asma, que padecen diez de cada cien personas en México, principalmente niños, es una enfermedad controlable siempre y cuando se atienda oportuna y adecuadamente. Esta dificultad para respirar en forma normal, provocada por la contracción o cierre de bronquios, se manifiesta con tos persistente, silbidos en el pecho (sibilancias) y falta de aire, síntomas que se agudizan en la temporada de calor.

La doctora Alba Cabrera Ruiz, neumólogo del Hospital General del CMN “La Raza”, señaló que ayer, Día Mundial del Asma, es una oportunidad para que los padres tomen conciencia de la necesidad de llevar a su bebé de inmediato con el médico si presenta un cuadro repetitivo de estos síntomas, a fin de que el especialista haga el diagnóstico específico e indique el tratamiento adecuado.

Señaló que aunque está demostrado que ciertos genes favorecen la aparición y desarrollo del asma, también se ha comprobado que factores de riesgo como la contaminación del ambiente, las tolvaneras, el cambio de clima, los trastornos inmunológicos y problemas alérgicos en el paciente entre otros, influyen para desencadenarla.

Dijo que para confirmar o desechar el diagnóstico de asma, el especialista puede ordenar una serie de estudios, como por ejemplo la prueba de funcionamiento respiratorio con reto, es decir, con la sustancia acetil polina, mediante la que se puede identificar la hipereactividad bronquial.

La doctora Cabrera Ruiz destacó la importancia de atender oportunamente al menor, si comienza con catarro, tos o una infección de vías respiratorias, porque entre más tarde se inicie el tratamiento médico, el cuadro asmático puede complicarse y de un asma leve, puede llegar a un padecimiento más severo, que en la mayoría de los casos requiere hospitalización.

No obstante la gravedad con que pudiera clasificarse esta enfermedad, la experta explicó que el asma es una enfermedad controlable siempre y cuando se atienda a tiempo y en forma adecuada. “Se ha visto que en niños que empiezan con estos cuadros a edad temprana y éstos son controlados, la enfermedad remite en forma espontánea entre los 7 y 10 años de edad”.

Advirtió que los pacientes que después de los 7 años no llegan a tener un control médico adecuado, presentan crisis de asma en forma esporádica y en la edad adulta continúan con el padecimiento. Por ejemplo, en la consulta externa del Servicio de Neumología del Hospital General de “La Raza”, atienden en promedio a 60 pacientes al mes.

Respecto al incremento de pacientes asmáticos en la época de calor, Cabrera Ruiz informó que se trata de personas con asma exacerbada y en promedio se trata de entre seis y siete pacientes que por su gravedad tienen que ser internados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here