La poeta mexicana Maricruz Espinosa es autora del libro Mariposa diabética, cuyo manifiesto es el siguiente: Siempre he pensado que el fin en la vida de una mujer es llegar a convertirse en un ser humano completo, pues desde temprana edad, en nuestras familias, se nos inculca la idea de que tenemos que ser buenas, santas y mártires (si es preciso), sin tomar en cuenta nuestra opinión.

El feminismo no es su única preocupación, ya que también aparecen poemas suyos dedicados a sus preocupaciones metafísicas, varios poemínimos (en honor a Efraín Huerta), el amor, la falta de justicia, la defensa de la ecología, los héroes griegos de la antigüedad y el haikai, entre otros.

Los poemas titulados Camino de Damasco, Granate, Canto sacro, Ánima y Romance de Dios, están abocados a algunas de sus preocupaciones metafísicas, en el deseo de encontrar y conocer el centro del universo, lo cual, en cierta forma, retoma, en sus versos amorosos Yerba mojada, Magia, Ave cautiva, Crisálida y Amuleto que, hasta cierto punto, son un complemento de la anterior sección.

Otro aspecto a destacar de Mariposa diabética es que, más allá de la técnica empleada por la autora a la hora de escribir sus poemas, el verso libre y la prosa poética hacen una grata aparición. En este caso se encuentran sus poemas dedicados al respeto por la naturaleza: «el dolor que me causa su destrucción», dice Espinosa, como La canícula, Cementerio de árboles, La promesa y Velo de mariposas; así como sobre la nostalgia.

Aunque estudió en la Universidad de Guadalajara y se dedicó varios años a la odontología, Maricruz Espinosa (Vitaruato, Sinaloa, 1936) empezó tarde a escribir, pero esto no le impidió haber formado parte en los talleres literarios impartidos por las escritoras Silvia Molina, Magali Martínez Gamba y Alicia Reyes. En junio de 2002 obtuvo una mención honorífica en el Concurso de Haikú del Día del ambiente, organizado por el Gobierno del Distrito Federal.

Lo mismo ha escrito cuentos (Gajes del oficio, La Noy y La boda, entre otros títulos) y novela (De otra manera, publicada por Ediciones Corunda hace 12 años) que poemas (El canto del silencio, Desandar lo andado y Anima, entre otros), los cuales se publicaron entre 1983 y 2000. Su único libro de cuentos se titula Una noche en blanco, que data de 1999.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here