prevensioninah.gif

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Programa de Prevención de Desastres en Materia de Patrimonio Cultural (Previnah), se mantiene alerta ante la temporada de tormentas tropicales y huracanes que se registrará, de mayo a septiembre del presente año, en el Atlántico y Pacífico mexicanos.

De acuerdo con el pronóstico de la Comisión Nacional del Agua, en el océano Atlántico se formarán 17 ciclones tropicales, mientras que en el Pacífico serán 14, además de que algunos serán más activos que el promedio de 1966 a 2006.

Aunque el Previnah es de carácter permanente, durante la temporada de estos sistemas tropicales, se establecen acciones preventivas y de atención destinadas a proteger los bienes muebles e inmuebles considerados patrimonio cultural en caso de desastre.

Este programa, a cargo de la Coordinación Nacional de Centros INAH, se creó desde 2001 con el objeto de sensibilizar, capacitar y difundir información a los trabajadores de la institución para establecer acciones de carácter preventivo, de tal manera que se resguarde el patrimonio cultural cuando ocurra un fenómeno natural de este tipo.

Así, quedan protegidas zonas arqueológicas, monumentos históricos y bienes muebles bajo custodia del INAH y con la asesoría de expertos de Cenapred y Protección Civil de la Secretaría de Gobernación.

El Previnah consta de tres grandes etapas: prevención, destinada a evitar o mitigar el impacto destructivo de las calamidades de origen natural o humano; atención, en la cual se realizan evaluación de daños además de trabajos de estabilización y restauración de los bienes que resulten afectados, y restablecimiento, proceso que determina las posibilidades de reiniciar las labores y las visitas del público.

De acuerdo con las medidas generales, el Previnah contempla verificar, por lo menos cada ocho horas, el comportamiento del evento con el fin de tomar en su momento las decisiones adecuadas e iniciar acciones con base en el Programa Nacional de Emergencias, además de formar comisiones encargadas de poner en marcha medidas preventivas, de inspeccionar, de dictaminar y proponer soluciones.

Asimismo, establece comunicación con Protección Civil y Ejército Mexicano para coordinar actividades en apoyo a la protección del patrimonio cultural, además de realizar un registro fotográfico que muestre las condiciones en que se encuentran los inmuebles y sus contenidos.

Se deberá asegurar la disponibilidad de un vehículo de doble tracción y los responsables de la protección del patrimonio cultural deberán contar con las herramientas y equipo necesarios para enfrentar la contingencia.

En caso necesario, evacuar a los visitantes y trabajadores, designar al personal para hacer guardias de protección, asegurar puertas y ventanas, suspender el suministro de energía eléctrica, agua y gas en caso de desalojo del inmueble y mantenerse en coordinación con las autoridades policiacas correspondientes.

Las medidas contemplan también la protección de archivos y equipos de cómputo, cubrir los bienes culturales expuestos, retiro de objetos que puedan convertirse en proyectiles, embalaje de bienes muebles, colocación de lonas, retiro y resguardo de colecciones y limpieza de canales de desagüe, entre otras acciones.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here