revelaciones.gif

La muestra Revelaciones permite el descubrimiento de obras como Las bodas de Canaan, que pertenece a la colección de la Hispanic Society y es una joya realizada con la técnica del enconchado. El ejemplar es único por el detalle de sus incrustaciones en madre perla que acentúan el ropaje de Jesús, María y los invitados. El trabajo muestra la habilidad de los artesanos mexicanos para apropiarse de las técnicas de otros continentes.

Algunas piezas de la exposición Revelaciones destacan por su rareza. Entre ellas se encuentra una lámina de imprenta en cobre empleada para reproducir estampas devocionales para los indígenas. La cara posterior de la lámina fue utilizada para pintar a la Virgen de la Inmaculada Concepción. También se puede admirar un cofre eucarístico en plata cincelada y grabada que pertenece a los tesoros de la Catedral de Santo Domingo en la República Dominicana. Este objeto religioso se exhibió al público por primera vez en 1992, en la Feria de Sevilla, España.

Dos obras evocan la fe guadalupana en México. La primera es el Gremial del arzobispo Juan de Zumárraga, manto que muestra los emblemas franciscanos bordados con hilos de oro, plata y seda sobre terciopelo verde. Se conserva en el Museo Nacional del Virreinato en Tepozotlán y es el más antiguo que se conoce en América Latina.

La segunda es la Entrada de la santa imagen al santuario de Guadalupe, óleo de principios del siglo XVIII, que ofrece la crónica del 30 de abril de 1709, fecha en que la tilma de Juan Diego fue llevada a su nuevo templo, al pie del cerro del Tepeyac. La algarabía de los habitantes, figuras alegóricas de danzantes, la entrada de las caravanas a la ciudad y la migración de las aves sobre el Valle de México, enmarcan la ceremonia que fue dibujada con detalle en este cuadro que pertenece a la colección del Marqués de Valvases en Madrid. Es atribuida la obra al pintor José de Arellano.

Otras pinturas permiten al espectador el encuentro con figuras representativas de la historia prehispánica. Un ejemplo es el Retrato de Moctezuma de la colección Palazzo Pitti, que muestra al emperador vestido en traje de gala con su chimali, penacho y lanza. Es un trabajo del pintor Antonio Rodríguez que idealizó la figura del soberano un siglo después de la conquista.

Objetos artísticos y cotidianos de antigüedad centenaria de 13 países, regresarán a sus museos, templos y estancias de resguardo, después de permanecer hasta el 24 de junio en el Antiguo Colegio de San Ildefonso.

Conaculta

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here