Para impulsar acciones de restauración del Acueducto del padre Tembleque y crear el corredor turístico Teotihuacan-Acolman-Otumba, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) firmó un par de convenios de coordinación con el gobierno del Estado de México, a través de los cuales, se buscará crear polos de desarrollo para esta región bajo un modelo de sustentabilidad acorde a las normas en materia de conservación y protección del patrimonio cultural.

Con este plan, los atractivos culturales de seis municipios de esta entidad –de las épocas prehispánica, colonial y revolucionaria–, quedarán integrados en un corredor para su visita. “Los gobiernos federal, estatal y municipal hemos creado lo que será un modelo a seguir, donde se conjugan las medidas de protección de los bienes culturales con sus posibles usos sociales, entre ellos el turístico”, señaló Alfonso de Maria y Campos titular del INAH.

Durante la formalización de este acuerdo signado entre Miguel Gómez Mont, director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur); Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México y Alfonso de Maria y Campos, director general del INAH, las partes establecieron fomentar la promoción del patrimonio cultural mediante una estrategia acorde a su frágil naturaleza.

En este sentido, el titular del INAH subrayó que el patrimonio arqueológico e histórico es un recurso no renovable, y por lo tanto su utilización debe estar sustentada en las leyes correspondientes. “Así, cualquier acto que busque promover la visita y estadía, tendrá pertinencia dentro de las normas y técnicas legales en la materia”, sentenció.

De esta manera, el Fonatur y el gobierno del Estado de México elaboran un plan de desarrollo para la creación de un corredor turístico entre los municipios de Teotihuacán, Acolman, Otumba, Axapusco, Nopaltepec y San Martín de las Pirámides, que asegure el aprovechamiento ordenado y respetuoso de los atractivos culturales.

El corredor ofrecerá recorridos por distintas épocas como la prehistoria, a través del Museo Prehistórico de Tepexpan; la prehispánica, con la Zona Arqueológica de Teotihuacan; los periodos colonial y de la Reforma, mediante los ex conventos y edificios civiles de Acolman, Otumba y Nopaltepec, y la Revolución, con las ex haciendas pulqueras de Axapusco.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here