El actor Carlos Valencia interpreta, bajo la dirección de Emmanuel Márquez, el espectáculo de teatro y cabaret Sirenas del corazón, del dramaturgo Edward Coward.

La sirena de Carlos Valencia tiene la cualidad de transgredir los cánones de belleza de dichos seres: es flaca y sin senos. Explica Carlos Valencia: “Existe una analogía entre el travesti y la sirena. Por la violencia que sufren cotidianamente, además del castigo divino que es el sida”.

La sirena de nombre Julieta se queja por la exclusión de su especie en el Arca de Noé. Relata su tránsito por las grandes capitales del mundo, buscando el amor y reclamando un trato digno.

“Se trata de mostrarle al público cómo se piensa y actúa ante personas diferentes, pues a veces reflejan su violencia ante un homosexual, un vagabundo o un niño de la calle, quienes resienten la soberbia, por parte de las personas que se dicen normales”, reflexionó el actor.

Dijo Valencia que se identifica con Julieta porque él también critica la estupidez humana. “La gente cuestiona lo que no conoce. Sirenas del corazón es un alegato contra ese prejuicio”.

La obra se estrenó en septiembre de 2003 en la cafetería del Teatro Helénico y posteriormente viajó a Tijuana, ciudad de donde es originaria la agrupación teatral La divina fauna, que encabeza Edward Coward.

El actor realizó presentaciones en el V Festival del Humor de Buenos Aires, Argentina; el Festival Internacional de Teatro de La Paz, Bolivia; la sede de la compañía Teatro Abierto de Montevideo, Uruguay, así como en las ciudades de San Diego, California, Tijuana y Ensenada.

Cuatro años después de su estreno en la ciudad de México, la obra regresó al Café 22 de la colonia Condesa. “Aposté por darle credibilidad emocional al personaje. La historia toca al espectador, porque la sirena esconde su realidad antes de golpear las emociones del público“, apuntó Valencia.

Durante el espectáculo, la sirena canta e interactúa con los asistentes. Se presentan ocho números musicales escritos por los tijuanenses Linda Caballero e Irvin Flores. Julieta Venegas realizó la música.

El texto de Edward Coward, uno de los creadores tijuanenses más importantes en la actualidad, está marcado por la honestidad y la ironía, la justicia divina, el amor y el rechazo social. La pieza decanta el sentir de las minorías sociales y grupos perseguidos que se han visto obligados a huir, esconderse o defenderse de una sociedad temerosa y agresiva.

Sirenas del corazón de Edward Coward se presenta los domingos a las 20h00 en el Café 22, ubicado en la calle en Montes de Oca 22, colonia Condesa de la Ciudad de México.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here