El número doble, Diarios de escritores, ofrece diez extractos de los apuntes más personales de Charles Baudelaire, Virginia Woolf, André Gide, Henri-Frédéric Amiel, Simone de Beauvoir, Charles Du Bos, Fernando Pessoa, Alfonso Reyes, Gilberto Owen y Walter Benton

A los 38 años, exactamente en enero de 1920, Virginia Woolf confesaba en su diario ser más feliz que cuando tenía 28, y se preguntaba la manera de lidiar con ese “yo egoísta“ que, en su opinión, arruinaba las obras de Joyce y Richardson. A su vez, Simone de Beauvoir apuntaba en un café de París, a escasos días de iniciada la Segunda Guerra Mundial, que aquel conflicto volvía precioso cada instante y que nunca había sentido las cosas con tal violencia y plenitud.

Un encuentro con la intimidad de algunos de los autores que definieron los rumbos literarios del siglo XX es lo que ofrece la revista Biblioteca de México, en su edición titulada Diarios de escritores, que incluye diez extractos de los apuntes más personales de Charles Baudelaire, André Gide, Henri-Frédéric Amiel, Charles Du Bos, Fernando Pessoa, Alfonso Reyes, Gilberto Owen y Walter Benton. Las llamadas “autoras malditas”, Woolf y Beauvoir, abren el extenso viaje de autorreflexiones de este número doble, 97 y 98, correspondiente al primer cuatrimestre de 2007.

Una ambivalente Virginia Woolf se congratula de haber dominado su oficio de escritora y a la vez lamenta no haber superado los experimentos literarios. Se pregunta a través de sus escritos cómo caminar así hasta el final de la vida.

En contraste, Simone de Beauvoir apunta en su Diario de guerra, desde el bullicioso París: Me siento en la terraza del Dome para leer a Gide mientras tomo un café y en seguida un tipo me interpela, espantoso, desdentado. “Ver a alguien que lee a André Gide puede hacer creer que la estupidez no existe”, me dice, y me habla de Sartre y de Wanda… es un estúpido; me cuenta que la mujer de Breton hizo un escándalo ayer en la terraza del “Deux Magots” gritando a todo pulmón “esta puta del general Gamelin”. 7 de septiembre de 1939.

El citado André Gide confesaba en 1895 en su cuaderno de apuntes que las tres cuartas partes de la vida están dedicadas a preparar la felicidad. Pero aclara que esto no es garantía de que el último cuarto esté dedicado al disfrute.

Alfonso Reyes ofrece en algunas anotaciones de su diario todo un panorama de su época: Ayer se dio a José Vasconcelos, ex Secretario de Educación Pública, el banquete de despedida de los escritores y artistas, en el Globo. Mi breve discurso figurará en algún volumen proyectado. Diego Rivera dijo unas palabras que nos parecieron dirigidas contra Ezequiel Chávez. Al anochecer, en la Biblioteca Hispanoamericana, Carlos Pellicer nos leyó el libro La piedra de los sacrificios. Me interesa singularmente entre los jóvenes poetas, Xavier Villaurrutia. 6 de julio de 1924

Finalmente Gilberto Owen y Walter Benton son incluidos en este número con breves compilaciones de anotaciones poéticas a la manera de diarios: Todos los días 4 son domingos/porque los Owen nacen ese día, / cuando Él, pues descansa, no vigila y huyen de sed en sed por su delirio.

A su vez, Benton escribe: Olvidar los domingos también será difícil,/ tarde el domingo en la mañana/ con tu cuerpo harto de dormir… y tus ojos apenas abiertos/ terribles de ternura. /La mudez articulada de tus labios y tu lengua/ y el modo natural con que alzabas tu camisa y te ajustabas a mí.

Biblioteca de México incluye también la recopilación titulada Martín Luis Guzmán (1887-1976). Ensayos Juveniles. Asimismo se ofrece el texto de Adolfo Castañon Notas para situar la edición del Diario inédito de Alfonso Reyes. A su vez, Marco Antonio Campos ofrece el relato Mi padre tomaba fotografías.

La revista Biblioteca de México se encuentra a la venta en la red Libros y Arte del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de todo el país.

Conaculta

1 Comentario

  1. Quiero pedirle al autor de esta excelente reseña me informe la manera de conseguir este numero atrasado de Biblioteca de México, especialmente dedicada a mostrarnos fragmentos de Diarios de escritores. Por favor, gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here