Desde hace unos meses la artista y diseñadora Carmen Rion entregó diversas prendas a pintores, en su mayoría integrantes del Sistema Nacional de Creadores de Arte como Gabriel Macotela, Gustavo Monroy, Arturo Rivera y Phill Nelly, con el propósito de que las porten en sus estudios y las manchen a su gusto con pintura de óleo, acuarela, carboncillo o cualquier material que utilicen para sus obras.

La finalidad es crear un movimiento en el que las artes plásticas encuentren nuevas vías para su difusión. En este caso los mandiles y camisas que entregó a los pintores son devueltas con toda clase de manchas y huellas, se convierten en prendas-objeto, mismas que son expuestas y comercializadas para apoyar diversas obras de caridad.

Carmen Rion, quien a lo largo de los años ha respaldado movimientos de promoción artesanal en todo el país, considera que el “vestir arte” es un terreno poco explorado y que incluso puede resultar una opción para que se conozca internacionalmente el trabajo de los creadores mexicanos.

“Un día, charlando con un amigo pintor que tomaba un descanso al elaborar una serie para una exposición, me di cuenta que sus prendas manchadas con diversos colores eran también un registro del proceso creativo y que podían resultar incluso un documento. Me imaginé lo valiosos que resultarían un par de overoles con óleo de los que usaba Diego Rivera o José Clemente Orozco. Lamentablemente pocos se ocupan de conservar estas prendas o incluso se realizan el sacrilegio de mandarlas lavar, como ocurrió con cierto museo extranjero que exhibió ropas de Picasso recién salidas de la tintorería”.

Actualmente las diversas prendas utilizadas por pintores mexicanos durante sus jornadas de trabajo, se exhiben en el espacio cultural y de diseño que Rion sostiene con recursos propios en la colonia Condesa.

“Es curioso ver la diferencia de tonalidades que cada artista deja plasmadas en su ropa: Macotela usa tonos muy vivos; Monroy se inclina por los tierras y matices que evocan a la naturaleza, y Arturo Rivera nos regaló para la muestra un mandil que utilizó durante años para crear sus cuadros fantásticos. Curiosamente con el pintor Guillermo Scully, iniciamos otra vertiente de este proyecto porque transformamos un mural en tela, que realizó en octubre de 2006, en un vestido artístico”.

Precisamente este proyecto artesanal recientemente bautizado como Vestir el Arte buscará rescatar los diseños e iconografías mexicanas que forman parte de la cosmogonía de diversas culturas. El propósito, comentó Carmen Rion, es que los artistas plasmen su visión de estos diseños en las telas y con ellas elaboremos diversos objetos que se conviertan en un medio de subsistencia para comunidades indígenas.

La primera fase de Vestir el Arte utiliza las ilustraciones de Guillermo Scully, artista que encabeza, dentro de la llamada “nueva ruptura”, la corriente mexicana del neosurrealismo lúdico. Los objetos realizados con estas obras, afirma Rion, contienen un claro mensaje identitario en el que se realza la riqueza de nuestra nación, su patrimonio e historia.

Actualmente el proyecto, apoyado por integrantes del Sistema Nacional de Creadores de Arte, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, ha reunido decenas de diseños para ser incorporados a prendas y artesanías.

El espacio cultural donde se exhiben las prendas objeto de Vestir el Arte, se encuentra en Michoacán 30, equina Avenida México, colonia Condesa. Mayores informes al teléfono 5264 61 79.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here