Hoy presentamos un nuevo Jolgorio Iconográfico dedicado a un joven pintor mexicano, José Parra.

José tuvo su primer contacto con la pintura a temprana edad en el estudio de su padre, pero no es sino hasta los 16 años cuando decide integrarse formalmente al estudio-taller, en donde aprende la escuela de la familia. Después de estudiar en el I.T.E.S.O. Comienza la carrera de Artes Plásticas en la Universidad de Guadalajara. La primera exhibición individual llegó después de ganar un premio en el Concurso «Arte Joven» a la edad de 21 años.

Para conocer más de José Parra y de su visión de la vida como del arte les invitamos a leer a continuación una entrevista que le hicimos.

La entrevista

Defecito.com: Al ver tus obras me quedé impresionado por tu estilo, ¿cómo podrías definirlo?

José Parra: Se trata de una combinación de estilos y actitudes, toma sus bases en el estilo barroco intentándose apegar a nuevas reglas. Es sumamente idealista, y creo que es importante mencionar el diálogo siempre entre figura y fondo. La figura se encuentra en un contexto en donde encuentra su fuerza, a diferencia de la corriente que cree dar más énfasis a la figura colocándola sobre un fondo liso o sin gran detalle. Yo le llamaría neo-barroco, es totalmente lo opuesto a una caja de zapatos vacía, a toda acción viene una reacción.

Defecito.com: ¿Desde cuándo y cómo empezaste a pintar?

José Parra: Comencé desde muy peque en el estudio de mi Papá usando sus playeras como batas de pintar, pero no fue sino hasta los 16 que tomé los pinceles en forma.

Defecito.com: He notado una presencia importante de elementos históricos en tus obras, ¿de dónde te sale esto, por qué?

José Parra: Los elementos no hacen referencia a ningún momento en la historia ni a una situación, esas se filtran inevitablemente. Es así como una escena de una visión de una reina podría hacer alusión a una anunciación y una reina con un almirante y barcos detrás puede simular una reina Isabel con Colón.

Los elementos que se encuentran en las pinturas tienen sus bases en cualquier época previa a la segunda mitad del siglo XIX, esto le da un carácter atemporal al estilo.

El objetivo es llevar al espectador a un lugar lejano en el tiempo y el espacio donde no existe el petróleo ni la electricidad (tal vez ya no estemos muy lejos) y en donde hay personajes que han descubierto leyes de una nueva física.

Defecito.com: Tus personajes son prácticamente “hiperrealistas” pero evolucionan en situaciones fantásticas, ¿qué has querido transmitir con esto?

José Parra: Los modelos están tomados de la sociedad en la que vivimos, es gente que va al cine, al antro, al super, al restaurante, al gym… y esto se refleja en los cuadros en cierta medida, de la misma manera en que los modelos de hace tres siglos solían ir al mercado, a la taberna, al teatro… Somos los mismos seres humanos pero en diferentes circunstancias. Al ubicar al modelo contemporáneo en una atmósfera de hace siglos, en primer lugar lleva a la reflexión de la condición humana a partir de un modelo que nos parece cercano en un ambiente que no lo es. Que hubiera pasado si esa persona que va al cine, al antro y al gym, hubiera nacido en otras circunstancias? En otro tiempo o tal vez con otras leyes?

A mi en lo particular me ha resultado muy interesante y tal vez hasta divertido encontrar además de los modelos a mis amigos y familia metidos en una especie de historia, es como si hubiera una parte de nosotros viviendo en un cuento, en una realidad alterna.

Defecito.com: Percibo un toque de influencia francesa o europea en tus pinturas, ¿de dónde te viene esto?

José Parra: Creo que de las historias que me contaba mi abuela, ya que estas se desarrollaban en países lejanos en donde había castillos, elefantes, lagos y montañas y la gente vestía con increíbles y muy ostentosas ropas y en donde todo era posible. De hecho en las pinturas se ve una mezcla de estilos que combinan lo europeo con influencias del medio oriente, a veces como la interpretación de Asia que tenían algunos pintores del XIX, muchos de ellos sólo viajaron con la mente imaginándose un medio Oriente con tintes de su tierra, de la que en algunos casos nunca salieron.

Defecito.com: Hemos visto una presencia importante de arlequines, ¿cuál es el significado?

José Parra: El arlequín es tomado de la Comedia del arte Italiana, es ese personaje que mostrando cierta ingenuidad dice grandes verdades y a pesar de ser el criado siempre se sale con al suya.

Es un personaje colorido y muy lúdico, me pareció interesante abordarlo desde un punto de vista parecido al de Picasso, en donde se le muestra en sus momentos más íntimos. A veces pensativo y a veces divertido pero sin pretensiones de entretener, uno se convierte en testigo de su alegría, lo que también te puede hacer feliz.

Defecito.com: Una pregunta inevitable: ¿Cuáles son tus mayores influencias?

José Parra: Nací en un estudio de arte barroco iberoamericano, por lo que en una primera instancia los autores de este estilo han sido una base muy importante, mis favoritos Rubens y Rembrandt. Me gusta el dramatismo de esta escuela, el manejo del tiempo, la composición.

A partir de este punto las influencias serían inagotables. Desde la actitud de las “Judith” de Gustav Klimt, la alegría de Chagall, el color, nobleza y perfección de los renacentistas, los neoclásicos… la lista es interminable y sería difícil acordarme de todas las piezas que han marcado mi vida, si pudiera rescatar algunas serían las de Klimt antes mencionadas, la “Apoteosis de Enrique IV” de Rubens y cualquier retrato de Rembrandt, que hechizan y uno no puede dejar de mirar cuando se les tiene cerca.

Pero sin duda lo que le dio un giro a todo fue mi contacto con la obra de Frederick Hart y uno de sus promotores, curador de la galería CFM de Nueva York Neil Zuckerman. A partir de aquí tuve contacto con la filosofía de Teilhard de Chardin y con una ideología detrás de esta nueva forma de producir arte conocida por Hart como “Escuela Idealista de Arte Figurativo Contemporáneo” que es básicamente la representación plástica de los aspectos humanos mas trascendentales, idealizando la realidad en busca de la belleza suprema, es hacer que Blanca Nieves sea tan atractiva como la reina del espejo.

Ésta óptica hizo que comenzara una nueva búsqueda y que saliera todo lo que estaba atorado. Ya era válido crear situaciones en donde hubiera poesía, dramatismo y sobre todo me llevó a ir desarrollando algunos de los personajes que se encuentran en la propuesta como la “Reina” que se intenta mostrar como una mezcla de Siouxsie and the Banshees en el video de “Face to Face” y la María de Médici de Rubens.

Defecito.com: ¿Un Hobby o una actividad profesional? ¿Vives de tu arte?

José Parra: Desde hace mas de diez años me di cuenta que esto era a lo que quería dedicar esta vida y afortunadamente gracias al apoyo de personas que valoran cuando algo se hace con tiempo y sudor, he podido llevar una vida normal (“normal”) que me permite seguir invirtiendo en esta carrera. Quejarme sería una falta de respeto a las oportunidades que se me han dado.

Defecito.com: ¿Piensas que existen espacios suficientes para darse a conocer como joven creador?

José Parra: Afortunadamente si los hay, pero hay que buscar las oportunidades, el espacio no va a llegar a tocar a tu puerta (generalmente). Creo que perdiendo el miedo y la falta de decisión se pueden lograr muchas cosas.

Defecito.com: ¿Cómo podrías definir la influencia del Arte en la evolución de la sociedad?

José Parra: Creo que es un círculo. No me gusta pensar realmente en el arte como un elemento que DEBE tener una función social, creo que ésta actúa de forma individual y el proceso se debe dar de manera natural. Es ya a partir del diálogo que se establece de manera particular, de ese mundo que el arte nos ofrece, de eso que rescata de dentro, que se provoca una reacción en el individuo que en su interacción con otros provoca irremediablemente los cambios. Asimismo el arte es el producto de un momento histórico y de cambios que se generan a partir múltiples factores, dentro de los que se encuentra ésta misma, cerrando así el círculo.

Defecito.com: Gracias por compartir tu arte con nosotros, ¿Hay algo que quieras agregar para concluir?

José Parra:
Creo que somos en parte producto de nuestra interacción con el medio ambiente. Somos lo que comemos, escuchamos y observamos. Siendo el campo de la observación lo que al pintor le compete, para mi es un objetivo trabajar en nuevas imágenes que lleguen al observador como una opción en donde se pueda recrear, ver cosas distintas cada día y encontrar la magia que llevamos desde niños y que en algún momento de la vida se puede perder mas nunca es tarde para recuperarla. Creo que de hecho uno de mis objetivos es vivir como adulto sin perder la capacidad de asombro de cuando era niño.

Uno de los mejores cumplidos que he recibido fue el de una señora que al ver las pinturas me dijo que así era como ella se imaginaba las historias cuando era niña.

Creo que la pintura como cualquier arte se debe hacer como un ejercicio de meditación que permita recrearse en él, gozando el proceso de la creación sin el afán de la gloria prometida en los libros de historia, porque a quién le sirve la gloria cuando se muere?

Siendo así me gusta tener siempre frente a mi en el caballete una imagen que me guste, que se valla cocinando a fuego lento, que se convierta en mi confidente, a fin de cuentas estoy de acuerdo con Leonor Fini cuando dice: “Pinto lo que quiero ver”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here