Los participantes del ciclo de mesas de discusión y debate Desafíos de la protección y promoción de la diversidad cultural, organizado por el Grupo de Coordinación Interinstitucional que impulsa la Campaña Nacional por la Diversidad Cultural llegaron a la conclución de que la sociedad mexicana prevalece una tendencia general clasista, racista y homofóbica que el Estado y la ciudadanía están obligados a combatir para hacer respetar los derechos humanos y la diversidad cultural de importantes sectores sociales.

El citado diagnóstico, generado en la mesa 4, la cual analizó el tema Diversidad cultural salud, calidad de vida y desarrollo sostenible, fue precedido de una declaración en la que se reconoce que México “es un país con una grande diversidad natural, social y cultural, misma que impacta en todos los ámbitos de la vida nacional. Esta diversidad es sin duda una riqueza y, al mismo tiempo, una fuente de problemas múltiples cuyos efectos más severos se manifiestan entre los grupos marginados. En especial son vulnerables las mujeres, los ancianos, los pueblos indios y hombres y mujeres que optan por una preferencia sexual diferente”.

Las conclusiones del ciclo de mesas Desafíos de la protección y promoción de la diversidad cultural, fueron dadas a conocer en una sesión de trabajo efectuado en las oficinas de la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, encabezada por la directora de Culturas Populares e Indígenas del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Carla Rochín; el director general adjunto de Vinculación de Programas Educativos y Divulgación de la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, José Luis Gutiérrez, y el director de Proyectos Especiales de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura en México, Ciro Carballo.

El ciclo se realizó del lunes 25 al jueves 28 de junio con la instalación de cuatro mesas de trabajo en las que participaron 78 ponentes y comentaristas especializados en sociología, antropología, diversidad cultural y legislación relacionada con derechos humanos. Los temas abordados en las mesas fueron: Diversidad cultural: Educación y comunicación; Diversidad cultural: Economía y producción; Diversidad cultural: Marco legal y Diversidad cultural: salud, calidad de vida y desarrollo sostenible.

Uno de los pronunciamientos más relevantes de la mesa 1 consistió en recomendar el uso del sistema educativo nacional como una poderosa herramienta para la promoción de la diversidad cultural, si se modifica su actual estructura política homogeneizante y se le incorpora una gestión educativa para la interculturalidad, que beneficie a sectores sociales marginados como el indígena.

La mesa 2 generó una propuesta específica al Estado y al gobierno mexicanos para que se estimule la participación laboral y empresarial de indígenas, jóvenes y migrantes en el turismo cultural y las industrias culturales, que generan el 6.7 por ciento del Producto Interno Bruto, porcentaje superior a las aportaciones de la industria de la construcción, las telecomunicaciones y la agricultura nacional.

La recomendación más relevante de la mesa 3 consistió en la creación de políticas y programas de gobierno, así como de iniciativas legales para proteger los derechos de autor de conocimientos ancestrales, colectivos y comunitarios de las etnias originales de México. Y la mesa 4, además de la recomendación de profundizar en la Campaña Nacional para la Diversidad Cultural para evitar la discriminación por homofobia, racismo y diferencias sociales, propuso que el gobierno incremente el presupuesto destinado a la prevención de la pandemia del VIH Sida para la que se destinan sólo 600 millones de pesos anuales, en contraste con los 4 mil 500 millones de pesos que se gastan en la prevención y tratamientos de rotovirales.

Las conclusiones del ciclo de mesas de discusión y debate Desafíos de la protección y promoción de la diversidad cultural, serán publicadas el seis de julio próximo para distribuirse en el ámbito de la Campaña Nacional por la Diversidad Cultural que impulsa el Grupo de Coordinación Interinstitucional, integrado por instituciones nacionales, entre ellas el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, el Consejo Nacional de Población y direcciones generales de la Secretaría de Educación Pública.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here