Sesenta artistas jóvenes exhiben en la Galería Central del Centro Nacional de las Artes la exposición Creación en Movimiento, Generación 2005-2006. El conjunto de piezas muestra su trabajo en las áreas de pintura, escultura, gráfica, diseño arquitectónico y multimedia, apoyados por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Entre los primeros trabajos que reciben al visitante en la Galería Central, se ubica el conjunto de fotografías del fotógrafo Alex Dorfsman que invierte el rol de los animales y paisajes para representar dioramas, dentro de los museos de historia natural de Berlín, México y Nueva York.

Dorfman crea un juego para el observador en el que los elementos bidimensionales y tridimensionales se mezclan y se construyen imágenes abstraídas de su contexto original. Un desierto, un bosque, un paisaje nevado y una laguna sirven al autor para elaborar cuatro fotografías.

Rosaura Pozos enfoca su lente en el comercio ambulante. La apropiación de espacios, así como la creación de instalaciones y esculturas diseñadas al azar, le sirven para mostrar rasgos de la ciudad de México. Sus fotos muestran alcantarillas selladas con cinta adhesiva y líneas pintadas en el asfalto para delimitar espacios de venta.

En el área multimedia, Manrico Montero construye en Ciudad Dormida un paisaje sonoro en la capital mexicana. Consta de 200 micropiezas sonoras generadas a partir de grabaciones de campo armadas a las tres de la madrugada en distintos puntos geográficos. Cada una es de un minuto de duración y juega con el imaginario de la ciudad silente y las fantasmagorías del centro histórico. El sonido de los autos, los mariachis, las campanas y los carritos de camotes, configuran escenarios.

Las miradas urbanas con intención transformadora es el proyecto arquitectónico de Loreta Castro, expuesto en una maqueta que titula La isla, Las palmeras, Acceso azul y Estacionamiento. La autora elabora un estudio sobre la zona urbana delimitada: Avenida Revolución, Patriotismo, Viaducto Miguel Alemán y Río Mixcoac.

La artista Frida Escobedo se aventura en un proyecto multidisciplinario sobre el barrio de Tepito. La autora elabora una enorme caja oscura parecida a un pequeño vagón de tren que en su interior contiene elementos narrativos que establecen una lectura del fenómeno urbano y arquitectónico del barrio en la capital mexicana.

En una de sus vitrinas se exponen objetos representativos del contrabando y la venta ilegal como balas, drogas, medicamentos controlados, películas pornográficas y huevos de tortuga, entre otros. Escobedo elabora también un video y una maqueta confeccionada con cartón y alambre para representar la caótica fisionomía del lugar.

Se extrapolan a estas perspectivas metropolitanas las obras enfocadas a espacios carreteros, íntimos y de la mente. Para realizar su proyecto DiVagancia, la artista Nuria Montiel realizó un viaje por diversas localidades del norte de México con cuyas impresiones construyó un libro. Diseñó una ruta personal y emprendió una aventura que captura la iconografía de estos lugares: las marisquerías de Mazatlán, la ruta carretera entre Culiacán y sus playas, los señalamientos carreteros, fotos de agrupaciones musicales, así como una serie de textos de su autoría.

El pintor Saúl Gómez propone con Sin título la sublimación de la vida cotidiana y el espacio privado. Se apropia de las técnicas de la historieta para pintar una recámara de gran tamaño. Esto le permite ilustrar el sonido de una grabadora colocada en el buró y algunos pensamientos del propietario de la habitación. Un par de pantuflas con garras, colillas de cigarro en el suelo y un vaso de café derramado ilustran el caos personal de este habitante presuntamente joven. La luz que se desprende de la lámpara en la parte superior de la habitación y el volcán que hace erupción en una fotografía, hacen de la pintura un objeto vivo.

También en el área pictórica destaca Non plus ultra, trabajo de Pablo Cotama, que utiliza un muñeco de plástico como personaje alegórico de la condición humana. De su pintura se extraen elementos visuales del mundo de los juguetes, del arte barroco y la banalidad contemporánea. Cotama consigue una yuxtaposición de imágenes crípticas, símbolos intelectuales y laberintos visuales. La combinación de diversas técnicas y materiales origina una imagen recargada de color en la que aparecen rostros de moscas, útiles escolares, seres extraterrestres y tipografías.

Creación en Movimiento, Generación 2005-2006, obra artística del programa Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, permanecerá abierta durante julio y agosto en la Galería Central del Centro Nacional de las Artes, sito en Río Churubusco y calzada de Tlalpan, colonia Country Club.

Conaculta

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here