El director David Hevia llevará a escena ―a partir del 19 de julio en el foro La Gruta― En la meta, obra del dramaturgo austriaco Thomas Bernhard, en la que se explora el desinterés de la sociedad contemporánea.

Mencionar a Bernhard, dijo Hevia, es hablar del hombre solitario, el marginal y el francotirador. Conocido en mayor grado por su prosa más que por su teatro, el dramaturgo escribe de la soledad, del dolor y el egoísmo.

A diferencia de otras obras suyas, como El hacedor de teatro, llevada a escena en México por el desaparecido director Juan José Gurrola, En la meta es una obra que se monta con poca frecuencia. Su próximo estreno es parte de un proyecto personal de Hevia, quien afirmó: “Todo lo que tengo o me interesa decir está en esta obra.

“Fijarse una meta no tiene sentido alguno, porque de todos modos nos vamos a morir y eso me hace infinitamente feliz. Todo lo que se haga y se diga, lo que se pretenda, no tiene ningún sentido. Al llegar a la meta no hay nada, no hay salida ni premio ni solución a nada. La obra trata simplemente de eso”.

Bernhard es un autor cuya literatura conoció la luz en la época posterior a la Segunda Guerra Mundial, marcada por la desnazificación de varias naciones europeas. La relación que mantuvo con su país natal fue de amor y odio, la misma que David Hevia confiesa tener con México.

Hevia se encargó también de la traducción del alemán al español de En la meta. “La sociedad austríaca se parece mucho a la mexicana porque es excesivamente ridícula y conservadora, católica e hipócrita”. Esta forma de ver el mundo hermana al director y al autor.

“La necesidad de hacer la traducción obedece a la búsqueda de un lenguaje escénico adecuado para este país. Me animé a tratar estos temas que me han ido pudriendo por dentro poco a poco. Estoy muy feliz de estar así, en un grado de putrefacción interior total, es lo que hace falta para vivir en una cloaca como la ciudad de México”, explicó Hevia.

En la meta no es un teatro realista, psicologista ni político. “Es un teatro de máximas. Lo que ahí se dice se relaciona con el ser y estar del hombre en el mundo, no con lo anecdótico. En este imperio de la idiotez, de la frivolidad salvaje y el neoliberalismo. Se habla del lugar que ocupamos y cómo nos relacionamos con los demás”, manifestó el director.

“No me gustaría que hubiera necesidad de otro Jean Paul Sartre ni de otro Bernhard, ni nada de eso, pero lamentablemente lo necesitamos. Alguien tiene que hacer el trabajo sucio y a eso nos vamos a dedicar en esta temporada de teatro”.

En la meta cuenta con las actuaciones de Carolina Politi, Miguel Cooper y Diana García. Se presentará del 19 de julio al 15 de septiembre en el foro La Gruta, del Centro Cultural Helénico, sito en avenida Revolución 1500, San Ángel Inn. Funciones los jueves y viernes a las 20:30 y sábados a las 19:00 horas.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here