decimasjarochas.jpg

El músico e investigador Rafael Figueroa Hernández presenta esta noche su última producción titulada Décimas jarochas sin censura en la cual se agrupan temas escabrosos, escatológicos y sexuales con letras explícitas, que pocas veces podrán escucharse en foros abiertos.

El disco forma parte de una historia personal que se remonta a 20 años, mismos que Figueroa ha dedicado al estudio de la cultura jarocha. Al respecto, explicó que una de las formas de expresión más importante en Veracruz es la versada, y dentro de ésta, la décima, que tiene su origen en el Siglo de Oro español con poetas como Lope de Vega y Calderón de la Barca”.

Este género perdió fuerza con el tiempo, aunque a la fecha tiene dos bastiones, según el músico: las Islas Canarias en Europa y México, donde guarda relación con las balonas michoacanas y el son jarocho.

Una característica del son jarocho es la picaresca, el juego de la doble interpretación lingüística. Según Figueroa son muchos los compositores que cultivan la décima de doble sentido, aunque no la difunden públicamente sino entre círculos selectos de amigos en cantinas y bares, lo que le da a estas composiciones un cariz clandestino.

Aunque el autor nunca ha sido censurado, admitió que en algunas de sus presentaciones en público ha recibido expresiones en contra de sus estrofas. Asimismo, en algunos sitios dedicados al son jarocho publicados en internet, los autores han manifestado su desacuerdo y rechazo hacia las décimas explícitas.

Rafael Figueroa se confiesa proclive a la escatología. En Décimas jarochas sin censura, el primer disco que graba en su carrera, recita composiciones sobre algunas costumbres impúdicas y temas como el estreñimiento o las ventosidades del cuerpo.

También recurre a los pájaros, animales que gozan de un lugar privilegiado dentro de la picardía mexicana. Las frases de doble sentido, que pasan de boca en boca entre camaradas, fueron retomadas como objeto de sus décimas. En otras grabaciones se sirve de los albures, piropos e historias de equivocaciones.

Debido a que la décima irreverente es un género que casi nunca recibió difusión, hoy el investigador considera necesario trabajar en dos frentes: en los festivales de cultura de los estados y en las grabaciones discográficas.

Décimas jarochas sin censura, de Rafael Figueroa Hernández, se presentará estq noche a las 19h00 en la Quinta Margarita del Museo Nacional de Culturas Populares, sito en Hidalgo 289, Coyoacán. El autor recitará algunas décimas incluidas en este disco acompañado por el grupo jarocho Los parientes.

Conaculta

1 Comentario

  1. Mi padre Eduardo (ya fallecido) tocó la guitarra y entre susu piezas toca son, sus estilo causó reconocimiento en la región y siempre reconoció el son como un género importante en su vida, mi abuelo venía de Coatzacoalcos Veracruz y se sorprendió de ver en la región de la Orduña Ver., a arpistas y jaraneros como don José Calva, Manuel Rizo en Coatepec, tocando el son jarocho sentados, asi como danzón y normalmente al arpa le llamaban requinto.
    El son jarocho es como el balajú,la bamba, la bruja, le conejo, el pájaro cú, siquisirí,jarabe loco,la tuza, la guacamaya, etc, con arpa jarana y requinto, como lo conocí desde la primaria,con Andrés Huesca, Mario Barradas,Lino Chávez, el Pirulí, la manta y las décimas son como para enaltecer a personas de una región ó el virtusismo de quien las escribe, considero de buena calidad: la dicha de un campesino, la equivocación etc, el son jarocho es uno y considero que hay grupos de son que se hacen llamar «tradicional» y ultilizan el contrabajo, ó modifican los ritmos y la entonación no es la adecuada, yo creo que el son se debe entender como una manifestación que nació percisamente con adaptación dela música española por nuestros mestizos o mexicanos que les tocó relizar esa transferencia, he escuchado requinteros utilizando «Jazz» y hay que recordar que el ritmo por ejemplo de la bamba ha tracendido como se dió a conocer y es uno de los sones tradicionales que sirve como ejemplo, aqui sería conveniente tomar en cuenta a personalidades del son como Mario Barradas Murcia, Rubén Vazquez Domínguez que han vivido gran parte de su vida en este ambiente, hay que recordar que la manifestación cultural se debe tomarse sus bases para contribuir a su desarrollo, y si compartimos el conocimiento es una de nuestras funciones como seres humanos y en estrasmisión das elementos para subsistir a través de la música, les deseo éxito en su carrera, sinceramente: néstor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here