Nubes de mayo (Turquía, 1999), de Nuri Bilge Ceylan, narra el retorno de un cineasta a la aldea de sus padres con el fin de realizar un documental sobre su familia, empresa que lo llevará a descubrir la distancia abismal que reina al interior de ésta, pues sus miembros están tan inmersos en sus propias inquietudes que son incapaces de comprender a los demás.

Este filme premiado en diversos festivales internacionales, como los de Estambul, Ankara, Bérgamo, Buenos Aires y Singapur, es un estreno de la Cineteca Nacional, donde se exhibe durante septiembre.

De acuerdo al propio cineasta, en una entrevista publicada en su sitio de internet y realizada por Burçin S. Yalçin en diciembre de 1999, resulta muy ventajoso trabajar de manera independiente, con un equipo pequeño, con bajo presupuesto y sin apoyo de los circuitos comerciales.

«Te permite extender los tiempos de rodaje y gozar de un margen mayor de libertad en torno a la creación. Incluso puedes tomarte tres días para reflexionar sobre lo que harás en los tres días siguientes y no te afectará: ello te ayudará a desarrollar nuevas ideas en el camino.

«La libertad que se logra es muy similar a la de un escritor que se deja llevar por sus personajes, en una travesía que cambia de dirección en cualquier momento. En cuanto a las condiciones de producción, este método acerca al cine de arte a la literatura, a la fotografía e incluso a la pintura. Y eso es lo que más me interesa, dejarme llevar».

Nuri Bilge Ceylan, aficionado a la fotografía desde los 15 años de edad, se tituló como ingeniero, pero varios años después decidió estudiar dirección y realizar su primer cortometraje, Capullo, en 1995, a los 36 años. Desde esta cinta en blanco y negro, el cineasta ya muestra los intereses y preocupaciones que expondrá en su obra posterior.

Exhibido en el Festival de Cannes de ese año, Capullo le abrió las puertas para filmar dos años después su primer largometraje, El pueblito, mosaico de la vida de la Turquía rural, en el que contrasta diferentes formas de vida: la modernidad frente a la tradición campesina.

Nubes de mayo se proyecta del 4 al 16 de septiembre (a excepción del lunes 10) en la Sala 3, Fernando de Fuentes, a las 17h30 y 20h00, y del 18 al 30 de septiembre, (a excepción del lunes 24), en la Sala 2, Salvador Toscano, a las 20h45. Durante su exhibición en la Sala 3, también se presenta a las 12h00 los martes, miércoles y sábados, así como el domingo 9. El sábado 15 no habrá función a las 20h00.

A partir del viernes 7 de septiembre también se proyectará en Cinemanía Loreto y Lido.

Cineteca Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here