Dos cortometrajes producidos en México y uno en España, fueron los ganadores del Festival Short Shorts México 2007, que clausuró su ciclo de proyecciones la noche del jueves 13 de septiembre en la Cineteca Nacional con una concurrida ceremonia de premiación en la que se dieron cita cineastas, productores y realizadores de México y el extranjero.

Jessy Vega, directora del Festival, dijo en entrevista que de los 44 cortometrajes mexicanos en competencia y 16 más en la sección iberoamericana, el jurado, –encabezado por el productor Roberto Fiesco, la actriz María Rojo y la crítica Fernanda Solórzano–, seleccionó el filme Éramos pocos, del realizador español Borja Cobeaga; a la producción realizada en video, De causas y azares, de Ileana Leyva, y Tiene ojos la tarde, de Hari-Carlos Sama

Los tres ganadores se hicieron acreedores a viajes exclusivos a sitios turísticos de la República, material en acetato para futuros proyectos, servicios de revelado, así como copias subtituladas al inglés en 35 milímetros. Jessica Vega afirmó que la red de Short Shorts puede ser considerada como una gran familia de cineastas y cinéfilos de los diversos continentes. Como ejemplo de esto mencionó que este año los directivos de Short Shorts Japón estuvieron presentes en las diversas funciones de cortometrajes mexicanos, para conocer de cerca las propuestas actuales de esta corriente fílmica en nuestro país.

Jessy Vega dijo que la afluencia de espectadores a las funciones programadas tanto en la Cineteca Nacional como en las salas del complejo Cinemex rebasaron este año las expectativas, indicador importante de que el cortometraje comienza a generar un amplio público en México sin importar la edad o el conocimiento previo de este género.

Afirmó que, contrario a la percepción que se tiene del corto como medio para narrar “gags”, las propuestas de cortometrajes que se han recibido en las dos ediciones de Short Shorts México desarrollan lenguajes narrativos muy completos y no se inclinan únicamente por el chiste o la moraleja, sino por el contrario, presentan estructuras con principio, desarrollo, clímax y anticlímax, que bien podrían ser consideradas películas completas de poca duración.

Como ejemplo mencionó el tratamiento que se dio a los guiones de las producciones ganadoras, en las que aparecen personajes completamente delineados, en ambientes bien trabajados y con premisas temáticas alejadas de lo previsible.

En el cortometraje de comedia Éramos pocos, producido en España, la trama gira en torno a un padre y a un hijo que son abandonados por la mujer de la casa. Desesperados por no saber cocinar y por desconocer cualquier labor doméstica, deciden reemplazar a la madre por la abuela, a quien van a recoger al asilo.

El trabajo De causas y azares, realizado en video digital, narra por su parte la historia de una pareja que vive un drama de muerte en tres épocas distintas: los años cuarenta, los años sesenta y los tiempos actuales. En cada episodio hay un personaje recurrente que se aparece en sueños y predice su fatal destino.

Finalmente, el celebrado filme Tiene ojos la tarde se desarrolla en una fonda de comida corrida donde alguien dejó olvidado un misterioso portafolios. Un par de amigos en crisis económica se ven tentados a llevárselo, pero el tiempo transcurre en la discusión de los pros y los contras. El final hace un claro homenaje a algunos filmes del neorrealismo italiano.

Jessy Vega y Roberto Fiesco coincidieron en que el festival representa una plataforma para incentivar el esfuerzo de los futuros cineastas sin hacer distinciones sobre la formación en escuelas de cine o de manera independiente.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here