El Museo Nacional de Arte presenta actualmente 82 óleos que configuran un amplio panorama de la historia española a través de su pintura. Bajo el nombre de Luz de España la muestra reune obras del Siglo de Oro, el Romanticismo, el Modernismo y la Generación del 98, entre otras corrientes estéticas.

Los trabajos corresponden a una selección de la colección de la Hispanic Society of America, institución cultural con sede en Nueva York que posee un acervo que agrupa más de 800 piezas arqueológicas, objetos decorativos, textiles, fotografías y obra gráfica que abarca todos los aspectos de la historia ibérica.

Si bien el valor artístico de la muestra Luz de España es incalculable, pueden mencionarse al menos cinco obras que se convirtieron en hitos del siglo XVII y que hoy pueden admirarse como un patrimonio del arte mundial. Éstas son: Santa Lucía, de Francisco de Zubarán (1625); Camilo Astallo, mejor conocido como el cardenal Pamphili, de Diego Velázquez; San Pablo (1610-14), de El Greco, El hijo pródigo entre los cerdos (1660-70), de Esteban Murillo, y San Lucas, de José de Ribera.

Las cinco obras maestras ilustran motivos religiosos: tres santos, un personaje eclesiástico y una parábola bíblica. Guardan todas la esencia del espíritu español y, por separado, la maestría individual alcanzada por sus creadores sobre el tamiz en los estilos barroco y manierista.

Luz de España divide las obras en seis núcleos temáticos para su mejor comprensión. Entre majas y mozos, en la primera sala, ofrece una muestra de las tradiciones españolas ilustradas a través de varios cuadros. Destacan aquí los óleos de Ignacio Zuloaga y Fernando Álvarez de Sotomayor.

Posteriormente se ofrecen Escenas de lo cotidiano, panorama descriptivo del mundo español decimonónico a partir de escenas de la vida diaria, que tiene sus mejores representantes en los pintores Ramón Casas Carbó y Eugenio Hermoso Martínez.

Los espacios arquitectónicos y paisajes de Valencia, Cataluña y Castilla, entre otras regiones de España, están agrupados en Tesoros del paisaje, sala donde destaca Santiago Rusiñol Prats y Monet. Cabe decir que la tradición pictórica del Romanticismo sentó sus reales con grandes pintores que echaron mano del naturalismo para retratar el paisaje. Estos trabajos fueron agrupados por separado bajo el concepto España Eterna.

Resta mencionar Las líneas del retrato, que reúne obras de Francisco de Goya y Raimundo Madrazo, máximos retratistas de la nobleza y la clase clerical inscritos en uno de los periodos más importantes de la plástica española, el siglo XIX. Luz de España concluye con una muestra de 16 obras del valenciano Joaquín Sorolla, titulada Transformaciones lumínicas.

El Museo Nacional de Arte ofrece, adicionalmente, actividades paralelas a esta exposición. Los sábados, en el Patio de los Leones, se presentan espectáculos de danza y música, así como muestras gastronómicas de distintas regiones de España. Asimismo, se proporcionan referencias históricas a los niños para apreciar mejor las obras de la muestra. Éstas se imparten a través de historias cortas sobre las costumbres y creencias en España acontecidas durante el siglo XIX y principios del XX.

Por otra parte, la Coordinación Nacional de Música y Ópera presenta un programa especial de conciertos de música española durante los fines de semana de octubre en el Salón de recepciones del museo. En el marco de la exposición, se imparten talleres de dibujo, visitas guiadas y conferencias en torno a la historia de España y su arte.

Luz de España, Colección de la Hispanic Society of America, permanecerá en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) hasta el primer domingo de noviembre.

Conaculta

2 Comentarios

  1. Tuve la oportunidad de visitar el sábado pasado la exposición Luz de España, que momentos más agradables pasé.

    Está a la altura de los mejores museos del mundo, se comió a Bellas ARtes, San Carlos y demás.

    Muy bien estructurada, mezcla distintas corrientes con buen gusto y las obras son maravillosas.

    Gracias y espero que sigan montando este tipo de exposiciones de primer mundo.

    Felicidades.

  2. «El Colegio» de Eugenio Hermoso que figura en esta exposición Luz de España es una obra representativa del reaslismo figurativo español del principios del siglo XX.Me ha encantado como toda la obra de este pintor que nació en Extremadura y murió en Madrid, según dicen pobre y olvidado. Pero su pintura, íntima y naturalista, recuerda a Vermeer y resulta trascendente y universal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here