El Museo Tamayo Arte Contemporáneo inauguró la exposición Elipsis, que reúne la obra de Chantal Akerman, Lili Dujourie y Francesca Woodman, quienes, pese a sus diferencias de edad y espacios territoriales –una nació en Bruselas, otra en Lovendegem y la tercera en Denver– tienen en común el uso de diversas técnicas del arte óptico moderno: la fotografía, las diapositivas, el video, la cinematografía y la televisión.

Desde finales de los años 70, las tres creadoras comparten su vocación por el performance, y provistas de una cámara fotográfica han emprendido una exploración multidisciplinaria de la imagen plástica, de las que se desprenden revelaciones y secretos ontológicos que pueden entenderse como un afán o una preocupación común por construir, descubrir y representar la identidad, de modo muy particular, la femenina.

De acuerdo con la curadora de la muestra Lynne Cooke, a quien se debe la conjunción de la obra de Chantal, Lili y Francesca, en esta exploración comunitaria hay otras coincidencias que las hermana existencialmente: una tendencia a jugar un papel protagónico en sus expresiones plásticas sin caer en la autobiografía y urdir la relación alienada del sujeto femenino con el espacio a través de sus temores, angustias y fobias.

Elipsis está distribuida en tres salas de exhibición y tres pequeñas cámaras de proyección de diapositivas, video y cine. La integran 65 piezas de diferente formato y función: fotografías individuales en blanco y negro y color; series secuenciales con cierta intención barroca. Un serial de videos proyectados a través de una decena de monitores de televisión que reproducen diferentes escenas. Cada una de las artistas tiene su propio espacio.

La obra de Lili Dujourie (1941) expuesta en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, recoge cinco de los 17 videos que creó entre 1971 y 1981 y que tituló Hoemange á… Se trata de la descripción ensoñada, brumosa y granulosa de un espacio húmedo, de mar o cielo, acaso entrevisto desde una ventana. Hay también imágenes de sus colecciones de Sonnet (1974) y Spiegel (1976), en las que el discurso gráfico de Lili es profundamente solipsista.

De acuerdo con Lynne Cooke, el cineasta italiano Michelangelo Antonioni fue vital en la formación artística de Dujourie, pues asimiló de él la forma de cómo aprehender y reproducir las dimensiones formales y temporales de la realidad de acuerdo con su propia poética. La influencia de Antonioni en la creadora belga procede particularmente de la trilogía formada por las películas L’awentura (1960), La notte (1961) y L’eclisee (1964).

La muestra de Chantal Akerman (1950) contiene escenas del video Saute ma vie (Saltar mi vida, 1968); de su primer lagometraje Je, tu, il, elle (Yo, tú, él, ella, 1975), donde actúa en tres papeles; y de Mirror (Espejo), video publicado en 2007 con escenas que grabó en 1971 pero que restauró en 2002. Las imágenes están presentadas como instalación en una misma pantalla dividida que replica sus interrogantes sobre la subjetividad y la identidad.

La colección de Francesca Woodman es la evocación nostálgica de una artista que sólo vivió 22 años (nació en 1958 y murió en Nueva York en 1981), pero que en corto lapso logró crear un portafolio de casi 500 fotografías en blanco y negro con imágenes autobiográficas y paisajes de Nueva York y Roma, donde radicó la mayor parte de su corta vida. En años recientes su obra ha sido objeto de estudios profundos de parte feministas e historiadores de fotografía.

Elipsis es organizada por la Fundación Olga y Rufino Tamayo, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Museo Tamayo Arte Contemporáneo. Estará en exhibición hasta el 6 de enero de 2008. Posteriormente será montada en Lund Konsthall, Suecia, del 8 de febrero al 6 de abril, y en el Dundee Contemponary Arts, Escocia, del 2 de mayo al 29 de junio de 2008.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here