Primer concurso de piñatas mexicanas

Walter Boelsterly, director general del Museo de Arte Popular (MAP), anunció los premios de los trabajos que se presentaron en el Primer concurso de piñatas mexicanas, cuya premisa en la convocatoria fue que se mantuviera en su elaboración un acercamiento a nuestras raíces vivas y se cumpliera con los materiales tradicionales.

Se recibieron 71 piñatas, desde la miniatura que entregó una niña y las más grandes, como un barco y una catrina. El primer lugar fue para la piñata titulada “Guajolotito”, de Rocío Peregrino Mateos, que se llevó 15 mil pesos; el segundo, al creador de una muñeca vestida de triqui, “Flor de Lis de Copala”, David López Martínez (10 mil pesos), y el tercero, a un hermoso “Colibrí” de Araceli Mora Torres, quien obtuvo cinco mil pesos.

Además se otorgaron menciones honoríficas a las obras “Nochebuena”, de Iván Balderas Peralta; “Alegoría mexicana”, de María del Carmen Camarena Tovar; “Jarrito con ponche”, de Ana Luisa Tejeda Córdoba; “Gallito”, de Sandra Carla Santiago Martínez; “El chinelo”, de Perla Emilia Salgado Zamorano; “La muñeca”, de María Edith Hernández Rojas y “Caballito de feria”, de Adrián Daniel Velázquez Soto, entre otras.

En el patio central del Museo de Arte Popular se exhiben también las obras de Carolina Hernández Conde, quien realizó una pintura con el nombre de “Diversidad oaxaqueña”; Raúl Pico Ibarra, “La cena de Navidad”; Silvia Gabriela Valadés Pérez, “Ojos de papel volando”; Cinthia Martínez Flores, “Guajolote”; Griselda González Pérez, “Císcale diablo panzón” y de Esperanza Fabila Sánchez, “El caballo de arco iris”.

Rocío Peregrino Mateos, diseñadora gráfica que ganó con “El guajolotito”, habló sobre la elaboración de su pieza, que la realizó en tres días con sus noches: “Fui colocando debajo de las alas bolas de periódico, cartón, papel de china y crepé. Me enfoqué hacia los materiales tradicionales. Al principio, la cola iría hacia adelante y quedó al revés”.

David López Martínez, quien se dedica al arte de hacer piñatas en forma de estrella, ocupó más de un mes en su muñeca vestida de triqui, que consta de un huipil y enagua, que es lo más importante para identificar a las mujeres de la región mixteca. Araceli Mora Torres, originaria de Jojutla, estado de Morelos, se llevó el tercer lugar por “Colibrí”. De su obra, que la diseñó en dos semanas, dijo que optó por el ave de color azul, porque siempre se le ha hecho atractiva y divertida.

Las 71 piñatas que concursaron constan de olla de barro, papeles de periódico, china y crepé, y de alguna manera tienen que ver con la tradición, historia y origen. La versión más difundida es que las piñatas provienen de China, donde fueron descubiertas por Marco Polo, quien las llevó posteriormente a Europa.

Las 71 obras que concursaron se exhibirán en el Museo de Arte Popular (Revillagigedo 11, Centro Histórico) hasta el 30 de enero de 2008.

Conaculta

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *