dumpsofdrinks.jpg

La “Campaña Global de Rechazo a los Refrescos”, enfocada a las corporaciones trasnacionales Coca Cola y PepsiCo, está demandando a los gobiernos que obliguen a las empresas a:

1.- Detener toda la publicidad de bebidas con altos contenidos de azúcar dirigida a niños menores de 16 años, incluyendo publicidad impresa y electrónica, despliegue de publicidad en puntos de venta, internet, teléfonos celulares, patrocinio de eventos deportivos, uso de la marca en otros productos y eventos, promoción en empaques y todo tipo de publicidad que pueda afectar los hábitos alimentarios de los niños.

2.- Detener la venta de bebidas azucaradas, incluyendo bebidas para el deporte, jugos endulzados y tés, en todas las escuelas públicas y privadas (primarias, secundarias y preparatorias); las bebidas que se recomiendan para las escuelas son agua, agua mineral y jugos de fruta naturales en envases de 250 ml o menos. Se exige que las escuelas cuenten con bebederos de agua potable.

3.- No patrocinar programas y actividades físicas y de salud al interior de las escuelas, utilizando su marca, colores o logos, evitando fortalecer, directa o indirectamente, la presencia de sus marcas entre los escolares. Recientemente, con el apoyo y presencia de la Secretaria de Educación Pública (SEP), Josefina Vazquez Mota, PepsiCo lanzó su campaña Vive Saludable y Coca Cola su campaña Movimiento Bienestar para fortalecer su presencia en el entorno infantil. De manera inexplicable, la SEP con estas acciones fortaleció las estrategias de PepsiCo y Coca Cola para posicionar sus productos en el ambiente escolar.

4.- Aumentar la promoción para el consumo de agua y bebidas con bajo contenido de azúcares y vender los productos con altos contenidos de azúcar en porciones menores.

La campaña está demandando a los gobiernos evaluar la aplicación de impuestos a las bebidas con alto contenido calórico, que podrían dar recursos para promover la actividad física y desarrollar programas de educación nutricional. Estos recursos podrían destinarse para el desarrollo de subsidios que reduzcan el costo de frutas y verduras.

“Las corporaciones trasnacionales como Coca-Cola y PepsiCo están inundando el mundo con bebidas que no son más que “dulces líquidos”. Como consecuencia, la población alrededor del globo, incluyendo la infantil, está aumentando los índices de obesidad. La diabetes, llamada anteriormente “del adulto”, ahora se presenta en niños, así como muchos otros problemas de salud”, declaró Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, organización nacional que participa en esta campaña global.

“México se encuentra en el segundo lugar a escala mundial de población con sobrepeso y obesidad, después de los Estados Unidos. No es de extrañar que México sea también el segundo lugar en consumo de refrescos y el primero sean los Estados Unidos. En ningún país el sobrepeso y la obesidad ha crecido a un ritmo tan acelerado como en México en los últimos años y esto tiene una relación, entre otras cosas, con el incremento en el consumo de refrescos en nuestro país. En un periodo de tan sólo 14 años, en el sector más pobre de México, el consumo de refrescos aumento 60%. Cabe destacar que el 12% de las ventas mundiales de Coca Cola se hacen en nuestro país. La autoridad tiene que poner un límite: ni el estado, ni la sociedad podremos pagar los daños en salud que provocará y está provocando ya la diabetes”, señaló Alejandro Calvillo.

En la “Campaña Global de Rechazo a los Refrescos” participa, además de El Poder del Consumidor, el Center for Science in the Public Interest (Centro por la Ciencia de Interés Público), International Association of Consumer Food Organisations (Asociación Internacional de Organizaciones de Consumidores en Alimentos), Corporate Accountability International (Responsabilidad Corporativa Internacional), Safe Food International (Comida Sana Internacional), International Baby Food Action Network (Red Internacional de Acción en Alimentos para Bebes), entre otras organizaciones internacionales y nacionales.

El Poder del Consumidor

1 Comentario

  1. … y no solo por el azucar y las calorías. El fósforo que contienen los refrescos descalcifica los huesos. Ojalá esta campaña logre hacer un cambio en los malos hábitos de la mayoría de los mexicanos. Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here