Burger King está boicoteando trabajadores agrícolas del tomate

Burger King está boicoteando el acuerdo histórico que lograron trabajadores agrícolas del tomate en los Estados Unidos con varias cadenas de comida rápida para recibir un centavo de dólar más por libra de tomate cosechado. Este incremento, que puede significar un aumento de más del 80% en sus ingresos, se dio después de más de 30 años en que su salario se mantenía estancado, perdiendo el 60% de su poder adquisitivo.

Los trabajadores, agrupados en la en la Coalition of Immokalee Workers (CIW), después de cuatro años de campaña, lograron que en el 2005 primero Taco Bell y, después, la cadena a la que pertenece, Yum Brands (Kentucky Fried Chiken, Pizza Hut, Long John Silver´s y A&W) firmaran un acuerdo en el que se les pagaba un centavo de dólar más por libra de tomate cosechado directamente a los jornaleros. En abril pasado, McDonald´s se sumó al acuerdo que permitía a los trabajadores aumentar su salario anual de 10,000 us dls. a 19,000 us dls.

La CIW comenzó a presionar a Burger King para que se sumara a este acuerdo. Sin embargo, esta empresa ha reaccionado lanzando una contracampaña que busca destruir el acuerdo logrado por los trabajadores con las demás cadenas de comida rápida. Burger King está gastando cientos de miles de dólares realizando un intenso lobby entre los empresarios del tomate para boicotear a quienes sigan el acuerdo firmado con la coalición de trabajadores y estableciendo acuerdos para que se les sancione económicamente. Burger King también realiza una campaña de relaciones públicas para vender la idea de que los trabajadores agrícolas del tomate reciben un salario mejor al de gran parte de los trabajadores en Florida.

“El acuerdo logrado por la Coalición de Trabajadores de Immokalee es histórico, es un modelo que permite evitar que el enorme poder desarrollado por la industria de comida rápida impacte el salario de los trabajadores agrícolas, logrando detener el abuso a los derechos humanos, como lo son las formas modernas de trabajo esclavo. Estos trabajadores son de origen mexicano, contribuyen a la economía de México y han sido expulsados de nuestro país por el abandono en que el gobierno ha dejado al campo. Por todas estas razones, debemos ser solidarios con ellos y difundir esta información para que los mexicanos, como consumidores, castiguemos el comportamiento de Burger King. Burger King está atentando contra las condiciones de vida de conciudadanos, contra sus derechos humanos y laborales más elementales. Tenemos que actuar contra esta empresa hasta que cambie su actitud y sea una empresa realmente responsable”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor (EPC).

Diversos estudios han demostrado como el poder desarrollado por las empresas de comida rápida y las grandes cadenas de autoservicio ha llegado a presionar para la caída del poder adquisitivo del salario de los jornaleros agrícolas llevándolos a condiciones de vida y salario que han sido catalogadas por el Congreso de los Estados Unidos como “moderno trabajo esclavo”.
EPC anunció que está entrando en contacto con diversas asociaciones de la sociedad civil mexicana para preparar acciones de presión sobre Burger King en solidaridad con los trabajadores agrícolas que cosechan el tomate para las empresas de comida rápida en los Estados Unidos.

EPC llamó también a apoyar la lucha por la salida del maíz y el frijol del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Comunicado de: El Poder del Consumidor

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *