ballenasgreenp.gif

Océano Glacial Antártico.- Después de una persecución a alta velocidad a través cientos de millas de niebla y una marejada cada vez más intensa, el barco Esperanza logró que la flota ballenera japonesa saliera del Santuario Austral, ubicado en las aguas del Océano Glacial Antártico, informó Greenpeace.

El Esperanza, barco insignia de la organización, persiguió al buque factoría Nisshin Maru más allá de los 60 grados de latitud, el límite de la caza de ballenas, seguido por el buque Yushin Maru.

«Venimos a detener a la flota ballanera japonesa para que no cace ballenas y así lo hemos hecho. Ahora que salieron del santuario deben permanecer fuera», dijo Sakyo Noda, coordinador de campaña de Greenpeace Japón.

La flota japonesa tiene previsto volver a puerto y recargar combustible, además de descargar la carne de ballena que ya fue procesada en el buque Oriental Bluebird, registrado con bandera panameña y sin licencia para ser parte de la flota ballenera de Japón.

«Están recargando de combustible a una flota que no es bienvenida en el Océano Glacial Antártico, además están traficando con carne de ballena que no es requerida en Japón. Ya vimos en el pasado que el Oriental Bluebird reabasteció de combustible a la flota ballenera en aguas antárticas, lo cual es una amenaza para el medio ambiente. El petrolero no está registrado como parte de la flota ballenera, por lo que no debe estar aquí», explicó Karli Thomas líder de la expedición, a bordo del Esperanza.

Existen alrededor de cuatro mil toneladas de carne de ballena almacenada en Japón, provenientes de pasadas expediciones, lo que muestra claramente que no hay demanda de ésta entre la población nipona, y pone en evidencia nuevamente, que la “caza científica” japonesa tiene como único propósito el comercio de la carne de ballena.

Comunicado Greenpeace México

1 Comentario

  1. la verdad es que me agrada que personas como nosotras nos preocupemos por el medio hambiente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here