actividadgreenpeace1.jpg

En una acción de protesta pacífica, activistas de Greenpeace bloquearon al barco factoría japonés Nisshin Maru e impidieron que el buque de bandera panameña Oriental Bluebird le suministrara combustible en medio de las aguas antárticas.

Horas más tarde, las lanchas de Greenpeace trataron de impedir la transferencia de cajas con carne de ballena entre el Nisshin Maru y el Oriental Bluebird, siendo acosadas por varios barcos de la flota ballenera. El hostigamiento cesó tras avistar al Ocean Viking, el barco de vigilancia enviado por el gobierno australiano para controlar la flota ballenera.

“Abandonen estas aguas inmediatamente: su presencia aquí no es deseada y constituye una amenaza para las aguas de la Antártida, que han sido declaradas como un área particularmente sensible por la Organización Marítima Internacional, así como reserva natural para la paz y la ciencia según el Tratado Antártico (1). Las operaciones de reabastecimiento de combustible dentro de esta área son contrarias al Anexo IV sobre prevención de la contaminación ambiental. Japón, como firmante, debe cumplir con la letra y el espíritu del Tratado”, alertó Sakyo Noda, coordinador de la campaña de Greenpeace Japón, en una transmisión por radio al Oriental Bluebird.

Mientras el gobierno de Japón permite a seis barcos de la flota ballenera adentrarse en el Santuario Ballenero Antártico, el barco panameño Oriental Bluebird no tiene ninguna autorización de su gobierno. Al reabastecer de combustible a la flota ballenera japonesa en aguas del Antártico, no solamente está violando las reglas de la Comisión Ballenera Internacional, sino que también está violando el espíritu del Tratado Antártico al poner en peligro este medio ambiente prístino.

Panamá debe retirarle la bandera inmediatamente al Oriental Bluebird o de otra manera ordenarle que deje de participar en las actividades de la flota ballenera japonesa, y Japón debe ordenarle a su flota que se retire inmediatamente y dejar de cazar ballenas en las aguas del Santuario Ballenero Austral.

Comunicado Greenpeace México

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here