catana1.jpg

Catana y su hijo Ducky vivían en la azotea. Catana estaba amarrada para que no se fuera a otras casas cuando tenía hambre. Los vecinos comentan que cuando entraba en celo, la dueña de la casa la echaba a la calle “porque no quería tener problemas”. Obviamente, se cruzaba y de la última cruza tuvo dos cachorros. Uno de ellos fue rescatado junto con ella.

Recibimos un reporte ciudadano a cerca de su situación y Andrea, voluntaria del área de reportes de crueldad contra fauna doméstica acudió a atenderlo.

Te contamos más de la historia de Catana y decimos como adoptarlo en MuyAnimal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here