Para ser congruente con las “Recomendaciones sobre el Consumo de Bebidas para una Vida Saludable” (RCBVS) presentadas este lunes 25 de febrero por el Secretario de Salud, debe exigirse, para empezar, el retiro de las campañas “Movimiento Bienestar” de Coca Cola y “Vive Saludable” de Pepsico, de las escuelas, además de impedir que estas estrategias sigan siendo desarrolladas en los municipios marginados del país”, señalo El Poder del Consumidor.

La Secretaría de Salud es clara, a través de las RCBVS, en establecer que no deben ingerirse refrescos, reconociendo que representan la mayor ingesta calórica en la dieta, por lo cual, es una de las principales causas de la epidemia de obesidad en la población mexicana. Además, las recomendaciones establecen que no deben consumirse las bebidas light por preescolares y escolares. En relación a los jugos de frutas, se reitera la necesidad de aumentar el consumo de frutas, sin embargo, se advierte que el consumo de frutas en forma de jugo no es recomendable por la asimilación inmediata de sus azúcares, ya que la fruta ha perdido la fibra que permite que éstos se vayan liberando más lentamente. En el caso de jugos de fruta se recomienda no consumir más de 125 ml al día, si se consumen.

La Secretaría de Salud ha dado un paso fundamental en el combate a la epidemia de sobre peso y obesidad al dejar atrás el concepto impuesto por las empresas de que “no hay alimentos buenos o malos” para comenzar a señalar que hay alimentos y bebidas que no son recomendables para su consumo habitual y que si se consumen, sólo debe hacerse de manera esporádica.

El Poder del Consumidor ha demostrado públicamente, a través de un documento de Coca Cola, que el programa “Movimiento Bienestar” busca fortalecer el posicionamiento de los productos de esta empresa al interior de las escuelas, productos que no son recomendables de acuerdo a las RCBVS. El lanzamiento de “Movimiento Bienestar” el 27 de septiembre pasado, contó con el apoyo de la

Secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, y como lo expresó el presidente de Coca Cola México, James Robert Quincey el convenio que se firmó ese día permitiría llegar a más de 4 mil escuelas públicas y “beneficiando a un millón de niños”. EPC envío a la Secretaria de Educación Pública el documento de Coca Cola referido donde claramente se expone la intención de introducir sus productos a las escuelas a través de un programa que tiene por fachada la actividad física.

Tan sólo nueve días antes de la presentación de “Movimiento Bienestar” fue lanzado el programa de Pepsico “Vive Saludable Escuelas” con la presencia también de la Secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota. El programa patrocinado por el grupo Pepsico conformado por Gamesa-Quaker, Gatorade, Pepsi, Sabritas y Sonric´s ofrece un software que es instalado directamente en las escuelas y al cual no se tiene acceso público. El objetivo de este programa es llegar a más de un millón de niños.

El Poder del Consumidor recomienda llevar adelante las recomendaciones que presentó el pasado 10 de diciembre como parte de la Campaña Global contra los Refrescos (Global Dump Soft Drink Campaign*) lanzada por diversas organizaciones a escala internacional demandando: 1. Detener toda la publicidad dirigida a menores de 16 años de refrescos y bebidas endulzadas, 2. Prohibir la venta de refrescos y bebidas azucaradas en las escuelas públicas y privadas, 3. Prohibir el patrocinio por parte de estas marcas de cualquier tipo de actividad al interior de las escuelas, 4. Promocionar el consumo de agua.

“El Secretario de Salud ha sido claro en señalar el impacto negativo de la publicidad de comida chatarra sobre los niños, la necesidad de establecer un nuevo etiquetado que en verdad oriente a los consumidores, el impacto negativo de los refrescos y la necesidad de que las escuelas cuenten con bebederos de agua potable. Sin embargo, el Secretario espera llegar a un acuerdo con las empresas, promueve su autoregulación. Al respecto señalamos que la autoregulación de las empresas no es funcional. Los Estados Unidos son el mejor ejemplo del fracaso de la autoregulación. Es necesaria la regulación, aquello a lo que se oponen sistemáticamente las empresas” señaló Alejandro Calvillo.

Comunicado El Poder del Consumidor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here