Cineteca Nacional ha organizado el ciclo Historia del cine mudo, cuyo objetivo es realizar un recorrido por los primeros años del arte fílmico, desde los avances científicos que llevaron al nacimiento del cinematógrafo en 1895, hasta la llegada del sonido en 1927.

El espectador cinéfilo podrá descubrir, o reencontrarse, con algunos de los primeros cineastas de la historia, así como presenciar en imágenes en movimiento el desarrollo del lenguaje cinematográfico, el nacimiento de los géneros fílmicos y el surgimiento de las primeras estrellas del celuloide.

La primera parte de la muestra, que se llevará a cabo los jueves de marzo a las 19h00 en la Sala 7 Alejandro Galindo, está integrada por cuatro programas que estudian los inventos previos al cinematógrafo y los albores del cine científico, así como los avances conseguidos por Thomas Alva Edison en los Estados Unidos y los primeros pasos de la industrialización del cine a cargo de los hermanos Lumière.

En El cine antes del cine, primer programa del ciclo (jueves 6), se proyectará ¿Qué pasa realmente entre las imágenes? (RFA, 1985), de Werner Nekes, historiador cinematográfico y coleccionista especializado en la prehistoria del arte fílmico, quien nos invita a recorrer en este documental los muchos intentos humanos por capturar el movimiento, como la Linterna Mágica, el Zoótropo y muchos más.

Tres documentales de Virgilio Tosi realizados entre 1990 y 1993 conforman el segundo programa: Los orígenes del cine científico (jueves 13). En esta serie, el historiador cinematográfico, documentalista, guionista y promotor fílmico llevó a la pantalla las investigaciones que dieron origen a su libro Cinema Before Cinema, analizando las teorías científicas y experimentos que dieron origen al cinematógrafo. En ella pueden apreciarse también algunos de los primeros filmes científicos, producidos entre 1895 y 1911, sobre campos como la medicina, la biología, la etnografía y las matemáticas.

El tercer programa (jueves 20) está integrado por el cortometraje Thomas Alva Edison (Estados Unidos, 1995), de Paul Budline, así como por filmes realizados por Edison entre 1891 y 1896. El Kinetoscopio de Edison daría origen al cine estadounidense, imprimiendo imágenes en movimiento por primera vez en celuloide de 35 milímetros. Interesado en las posibilidades científicas de su invento, insertó sus imágenes en visores para uso público llamados Nickelodeons. Algunos de estos filmes conforman este programa.

Por último, el programa Los hermanos Lumière (jueves 27), analiza el nacimiento del cinematógrafo, surgido como tal en Francia, en 1895. Ese año, los hermanos Louis y Auguste Lumière, comerciantes de artículos fotográficos, patentaron su cámara impresora de imágenes en movimiento como cinematógrafo (del griego Kinema, movimiento, y grafein, escribir). El 28 de diciembre de ese mismo año, en París, llevaron a cabo la primera exhibición pública del Cinematógrafo Lumière, cámara tomavistas que también podía imprimir película y proyectarla. En ese momento el cine abandonaba su vocación científica para volverse un fenómeno de masas que perdura hasta hoy.

Como una forma de que este ciclo –que será programado a lo largo del presente año en la Cineteca– sea asequible al mayor número de espectadores posible. La entrada a las funciones tendrá la modalidad de 2 x 1 (acceso a dos personas por el costo de un boleto).

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here