La calidad de alimentos y bebidas publicitados para niños una de las principales causas de la epidemia de sobrepeso y obesidad

El Poder del Consumidor presentó una guía que clasifica a parte de los alimentos publicitados como sanos para los niños en México de acuerdo a la propuesta de etiquetado elaborada por la Agencia de Estándares en Alimentos del Reino Unido. El resultado es que ninguno de los productos analizados es recomendable nutricionalmente.

La iniciativa forma parte de las actividades públicas desarrolladas por la Federación Mundial de Organizaciones de Consumidores, Consumers International (CI), con motivo del Día Mundial de los Derechos del Consumidor y que se dedica al impacto global de la publicidad de comida chatarra dirigida a niños.

La publicidad dirigida a niños ha sido señalada por la Organización Mundial de la Salud como una de las causas de la epidemia de sobrepeso y la obesidad a escala mundial. En nuestro país el sobrepeso y la obesidad en niños de 5 a 11 años de edad aumentó 40% en un periodo de tan sólo 7 años (1999-2006), colocándose México como la nación con el mayor crecimiento de este fenómeno en los últimos años.

“Para elaborar esta guía, seleccionamos aquellos productos que se publicitan como sanos: cereales (16), barras de cereales (3), leches saborizadas (4) y jugos (4). De acuerdo a los resultados del etiquetado aplicado, ninguno de estos productos es recomendable nutricionalmente, de hecho, se recomienda no consumirlos. Por lo tanto, no debe de extrañarnos la confusión existente entre los consumidores y el consecuente deterioro de la salud en la población mexicana”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consmidor.

EPC centró su atención en los cereales publicitados para niños al tratarse de productos presentados como sanos y que son promovidos para su consumo habitual en el desayuno y, ahora, en la cena. “Por el contenido de azúcar y la presencia dominante de harinas refinadas, estos productos tendrían que ser vistos como golosinas. Asi como los refrescos, las leches saborizadas y la mayor parte de los jugos embotellados, deben ser concebidos como caramelos líquidos. Sin embargo, no son vistos ni concebidos de esta manera gracias a la publicidad que engaña a los consumidores y a los etiquetados que más que orientar , promueven malos hábitos alimenticios”, señaló el director de EPC.

El etiquetado inglés, conocido como semáforo, consiste en otorgar los colores verde, amarillo y rojo como indicador de la presencia baja, media o alta de azúcares, sal, grasas y grasas saturadas en cada producto. La presencia alta, el rojo, significa que el producto no debería consumirse, solo de manera esporádica; el color amarillo indica que el producto es recomendable pero no para su consumo habitual, y el color verde, que el producto es recomendable y puede consumirse de manera habitual.
El etiquetado inglés es reconocido como una de las mejores propuestas existentes, tanto por asociaciones de consumidores como por expertos. La preferencia de las asociaciones por este etiquetado se debe a que fue el resultado de evaluaciones realizadas durante años, de diversas opciones, directamente con consumidores. La mayor virtud es que permite, de manera rápida, “con un vistazo”, identificar características de un producto de acuerdo con los intereses del consumidor.

“Dos aspectos se desprenden de los resultados de esta guía: primero, los alimentos y bebidas que las empresas publicitan como sanos para niños en México, no son recomendables nutricionalmente y se sugiere no consumirlos; segundo, la información que se ofrece en el etiquetado de los alimentos y bebidas en México no sirve al consumidor. La conclusión es clara: México requiere, de manera urgente, el establecimiento de otro etiquetado que verdaderamente oriente al consumidor y debe decretarse la prohibición de la publicidad de comida chatarra dirigida a niños. Los legisladores y el ejecutivo no pueden dejar la salud pública en manos de las empresas que tienen por objetivo su crecimiento económico y rendir beneficios a sus accionistas. La salud pública es un interés colectivo y, por lo tanto, es responsabilidad del legislativo y el ejecutivo velar por él. Hasta ahora, no lo han hecho en referencia a la epidemia de sobrepeso y obesidad que vivimos en México”, señaló Alejandro Calvillo.

Lista de productos etiquetados:

Cereales: Kellogg´s (Choco Krispis, Chokos, Corn Pops, Froot Loops, Zucaritas, Honey Smacks; Nestlé (Nersquick, Trix, Lucky Charms, Cookie Crisp, Zucosos, Cheerios Miel; Quacker (Choco VBlast, Fruty Ohs, Stars, Sweet Flkakes. Barras de cereales: Kellogg´s (Zucaritas, Froot Loops, Choco Krispis). Leches saborizadas: Kellogg´s (Choco Melvin), Nestlé (Nesquick), Lala (Yomi), Hershey´s. Jugos: Herdez (Festín), Pepsico (Power Punch), Coca Cola-Del Valle (Frutsi).

Comunicado El Poder del Consumidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *