En un par de semanas saldrá al aire el nuevo “reality show” de Televisa “¿Cuánto quieres perder?” en el que 14 personas con sobrepeso y obesidad se encontrarán recluidas en un lujoso SPA por un periodo de 13 semanas, sujetos a severas rutinas de ejercicios y dietas, compitiendo por perder la mayor cantidad de peso.

Televisa iniciará la trasmisión de su reality show a partir del domingo 18 de mayo por la noche después de que durante decenios, todas las tardes de la semana y en las mañanas del fin de semana, ha saturado a los niños de publicidad de comida chatarra, considerada una de las causas de la epidemia de sobrepeso y obesidad que sufre la población mexicana.

El Poder del Consumidor midió la cantidad de anuncios de comida chatarra trasmitidos en horario infantil por Canal 5 de Televisa y encontró que esta empresa trasmitía la mayor cantidad de anuncios de comida chatarra por hora en el mundo, de acuerdo a los registros disponibles. Un cálculo conservador de EPC es que un niño asiduo al Canal 5 verá al año 12,400 anuncios de comida chatarra y ninguno de orientación nutricional.
Frente a la epidemia global de obesidad, y en la cual México ocupa el segundo lugar, la Organización Mundial de la Salud ha llamado a proteger a los niños de la publicidad. La OMS aprobó en su 57 Asamblea Mundial la Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud) en la que reconoce que “la publicidad dirigida a niños se aprovecha de su inexperiencia y credulidad”.

El Reporte del Foro y Encuentro Técnico de la Organización Mundial de la Salud titulado “La Comercialización de alimentos y bebidas para niños” que reunió a académicos, científicos, grupos técnicos de los Ministerios de Salud, representantes de las organizaciones del sistema de Naciones Unidas, el Instituto Internacional de Investigaciones en Políticas de Alimentación y la Comisisón Europea, concluyó que: “Existe suficiente evidencia sobre el hecho de que la exposición a promoción comercial de alimentos y bebidas con altos contenidos energéticos, afectan negativamente la dieta de los niños”, estableciendo que hay que proteger a los niños de este tipo de publicidad.

EPC dirigió una carta al Presidente de Televisa, Lic. Emilio Azcarraga, solicitándole el retiro de la publicidad dirigida a niños y niñas de alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcar y/o grasas de los horarios de la televisión infantiles y de aquellos en los que una parte importante de la audiencia esté constituida por menores.


En la misiva al Lic. Azcarraga, el director de EPC, Alejandro Calvillo, señaló: “Como usted sabe, el sobrepeso y la obesidad, en su dimensión de epidemia, ya no son el resultado de malas elecciones y hábitos personales, son el resultado de un entorno que los promueve. Los expertos han dado en llamar a este entorno “ambiente obesogénico”. Diversos son los factores que contribuyen a la generación del ambiente obesogénico pero, como lo ha reconocido la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea y el Institute of Medicine de los Estados Unidos, entre muchos otros organismos e instituciones, la publicidad dirigida a niños y niñas de alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcares y/o grasas , es uno de los factores más importantes en la generación de esta epidemia de sobrepeso y obesidad”.

En el escrito dirigido al Lic. Emilio Azcarraga se subraya la situación que se vive en México: “Nuestro país presenta uno de los mayores índices de sobrepeso y obesidad a escala mundial y destaca por el crecimiento acelerado de este fenómeno en los últimos años. Actualmente, uno de cada cuatro niños, uno de cada tres adolescentes y siete de cada diez adultos presenta sobrepeso y obesidad. Las consecuencias sobre la salud son desastrosas. Alrededor de 10 millones de mexicanos sufren diabetes y se calcula que entre un 60 a un 70% es a consecuencia del sobrepeso y la obesidad. La diabetes en México es responsable de la mayor cantidad de amputación de miembros y ceguera por enfermedad asociada”.

“La publicidad dirigida a niños y niñas utiliza estrategias de manipulación y engaño muy sofisticadas violando así el derecho de los niños a no ser engañados, a la vez que altera negativamente sus hábitos alimentarios. La televisión tiene un gran poder tanto para dañar la salud de los niños y las niñas como para mejorarla. Estudios han demostrado que la transmisión de una mayor cantidad de publicidad de “comida chatarra” corresponde a un mayor índice de sobrepeso y obesidad en la población infantil y, lo contrario, que la difusión de una mayor cantidad de anuncios de comida sana corresponde a una población infantil con menores índices de sobrepeso y obesidad”.

La carta de EPC al presidente de Televisa concluye: “Lic. Emilio Azcarraga Jean, presidente de la empresa Televisa, le solicitamos el retiro de la publicidad dirigida a niños y niñas de alimentos y bebidas con altos contenidos de azúcar y/o grasas del horario infantil de la televisión y de aquellos en los que una parte importante de la audiencia esté constituida por menores”, llamando a Televisa a mostrar su responsabilidad social frente al mayor problema de salud pública que enfrenta el país, y, en especial, frente a los niños y niñas de México.

Comunicado El Poder del Consumidor

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here