Como un homenaje póstumo al arquitecto Salvador Pinoncelly se presentará en el Museo Nacional de Arquitectura la exposición Salvador Pinoncelly: Arquitectura, luz y palabra, que muestra el carácter polifacético del artista a través de 45 proyectos realizados de vitrales, una serie de publicaciones que incluyen artículos, ensayos y libros, algunos de sus trabajos pictóricos más representativos, un mural original y un video.

“La exposición presentará la obra enriquecedora de la arquitectura de Pinoncelly, pero también mostrará las otras actividades en las que se desplegó a lo largo de su vida con similar éxito y trascendencia; su labor como pintor, crítico y difusor de la cultura”, señaló Ramón Vargas Salguero, director de Arquitectura y Conservación del Patrimonio Artístico Inmueble del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

“Es el caso de un artista que enriqueció las obras de arquitectura por sus aportaciones básicamente en vitrales, con una técnica y agregados que la arquitectura ha dejado de incorporar hace mucho tiempo”, dijo.

“Sobresale su labor en recubrimientos y murales en muy distintos tipos y que son de apreciar en toda su amplitud. Salvador Pinoncelly dejó una huella muy importante que tenemos mucho interés en poner al alcance del público”, apuntó Vargas Salguero.

Explicó que la muestra será distinta a las exposiciones comunes de arquitectura, se abocará al aporte que Salvador Pinoncelly realizó a las obras de otros arquitectos que lo invitaron a manifestarse en proyectos que habían realizado.

“Su labor fue muy amplia y rica. Fue fundador de Polignós, un grupo integrado por distintas personas que estaban tratando de renovar la crítica arquitectónica y la historia de la arquitectura, posteriormente creó el Curso Vivo de Arte.

“Será una exposición ejemplar en el sentido de que los propios arquitectos reconsideren su posición ante las llamadas artes decorativas, que en el año de 1925 tuvieron un empuje internacional muy importante y dejaron su huella en varias colonias del Distrito Federal”, apuntó.

Dueño de una técnica de trazos rápidos, líneas libres con la plumilla, lápiz, pincel o espátula, Pinoncelly muestra su espontaneidad y sensibilidad para captar imágenes con un sentido no figurativo y muchas veces de una abstracción total. Formas femeninas y elementos que reflejan una preocupación social son los principales denominadores de su desarrollo plástico, como podrá observarse en la muestra Salvador Pinoncelly. Arquitectura, luz y palabra, que ofrece la oportunidad de conocer la trayectoria de este personaje multifacético.

El curador de la exposición, Gabriel Herrera, señaló que el artista defendió siempre la tesis de que todos los materiales dentro de la arquitectura decoran. “Un ejemplo es la Casa Margarita, donde él hizo maravillas. El arquitecto tenía la capacidad de transformar los elementos estructurales de la industria común en sus obras plásticas, y ésta es una de las aportaciones más importantes que dejó dentro de la producción arquitectónica de su tiempo”.

Añadió que la exposición Salvador Pinoncelly. Arquitectura, luz y palabra está dirigida a las nuevas generaciones de las escuelas de arquitectura para que puedan ver que es viable perseguir otras posibilidades dentro de la decoración en la arquitectura, “entrar al museo de arquitectura será una gran escuela”.

En su intervención, Antonio Cruz, coordinador del Museo Nacional de Arquitectura, aseguró que la exposición muestra la labor desarrollada por Pinoncelly a lo largo de su trayectoria artística y está llena de color: “El uso de la luz y el color es muy impresionante: el catálogo de la exposición plantea algunos de los trabajos más significativos y el video presenta no sólo su trabajo artístico sino algunos aspectos personales”.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here