Está planteado a manera de lucha de clases entre Jesucristo y el Superhéroe más famoso de todos los tiempos. Una comedia, a todas luces, sacrílega y políticamente incorrecta.

Toda la obra ocurre en un columpio urbano, de esos que es frecuente encontrar en parques de nuestra paupérrima ciudad o abandonado en algún callejón y en donde pasan el tiempo lo mismo un grupo de niños que una tribu urbana o en donde algunos novios aprovechan del romántico vaivén del juego para declararse su amor.

Esta multiplicidad de sentidos que otorga un simple columpio nos interesa retratarla para comunicar nuestra muy particular inquietud: Nuestra Historia Universal ha sido manipulada por intereses políticos y religiosos. ¿Y qué mejor manera de expresarlo que sobre un juego: el citado columpio en cuestión? A fin de cuentas tanto la Historia Universal como el columpio son sólo juguetes para unos cuantos privilegiados –los que estén en posibilidad de hacer uso de ellos como se les venga en gana y a la hora que se les hinche–. El columpio, entonces, como metáfora del mundo mismo y del juego político en donde nos tocó jugar, y también como reflexión sobre el teatro y la actuación (aceptando la definición anglosajona y francesa del término Actuar como sinónimo del de Jugar).

La estética de la obra contiene el colorido de los comic’s y arte pop, pero también está influenciado por La Pasión de Iztapalapa (decorados realizados por aficionados en materia escénica, pelucas y barbas postizas, sangre evidentemente falsa, etc.). Algunos de los elementos citados nos ayudarán a producir el verfremdungs-effekt o efecto de distanciamiento semejante al propuesto en el teatro épico de Bertolt Brecht, pero extraído ahora dentro de nuestra cultura mexicana y su muy particular imaginería con respecto al mito cristiano.

La obra es una especie de Table Dance Narrativo: hacemos uso de técnicas características de este ejercicio lúdico-sadomasoquista para adultos, para recrear de este modo, una historia evangélica pornográfica y politizada.

Es una epopeya herética que contrasta en apología y magnitud con las epopeyas evangélicas a través del collage escénico: comic, teatro épico, danza, trapecismo, ópera y teatro musical se reúnen para pitorrearnos de todo en lo que creemos en materia de fe y finanzas.

El Evangelio según Clark es una crítica a toda forma de “historia oficial” que sirva para perpetuar en el poder a grupos hegemónicos, tanto del ámbito ideológico, como del económico y religioso. Sanarnos a carcajadas es la única religión que queda. Sólo eso o creer en Superhéroes o Dioses. ¡Pero Dios ya murió, también Superman y hasta Marx!, ¿entonces en quién creer?

El Evangelio según Clark:

Autoría, Espacio Escénico y Dirección: Richard Viqueira
Super: Mauricio E. Galaz
Jesucristo: Marco Aurelio Nava
Clark, Luisa y Magdalena: Carlos Valencia
Lutor y Judas: Richard Viqueira
Funciones: Miércoles 20:30 hrs.
Temporada: A partir de 2 de julio
Teatro Helénico, Av. Revolución 1500
Costo: 150
Duración: 1:15 min.

Comunicado

3 Comentarios

  1. Me gustaría que escribiera una historia blasfema sobre Mahoma para ver lo valiente ya que sería perseguido amuerte por todo lo que les resta de vida pues nunca tendrían paz ni el escritor ni los actores, pues serían perseguidos con justa razón por los musulmanes, en cambio cuando los católicos protestamos nos tachan de intolerantes, cómo sino tuviéramos el derecho de protestar por las ofensas a Dios o a la Iglesia Católica, el hecho de que no crea en DIOS no por eso no existe,JESUS es un DIOS MISERICORDIOSÍSIMO, siempre perdona, ojalá que se arrepienta algún día o de lo contrario le espera un futuro nada envidiable en compañía de su padre Satanás eternamente y va a tener que entregar cuentas por cada persona a quien haga pecar.

  2. Me gustería ver lo valiente que es el autor, y escribiera una historia blasfema sobre MAHOMA, ya que nunca volvería a tener paz sobre la tierra, ya que justamente sería perseguido por los musulmanes, en cambio si los católicos protestamos nos llaman intolerantes,por defender a DIOS, A LA VIRGEN O A LA IGLESIA, JESÚS ES UN DIOS MISERICORDIOSÍSIMO que siempre perdona ojalá y se arrepientan el escritor y los actores pues de lo contrario cuando sean llamados acuentas les espera una eternidad nada envidiable, investigue sobre las experiencias de un ex actor MARINO RISTREPO colombiano

  3. Què azotados, la obra es ficciòn, 100% ficcion, Seamos tolerantes. Asumo que no la han visto porque yo quede maravillado con la puesta en escena, la verdad, se me hizo muy buena, un despliegue actoral sorprendente.
    La verdad yo me olvide de Jesus o sì era una blasfemia, me enfoque màs al trabajo actoral, la preparacion fìsica y los dilemas morales. Sì, son Jesus y Superman, pero es ficciòn. imaginacion, libertad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here