Reforestar no resuelve la problemática forestal de México

México seguirá perdiendo sus bosques a un ritmo de 600 mil hectáreas por año, debido a que el gobierno federal enfoca la política forestal del país en la reforestación y no en combatir la deforestación, y de este modo, aumentará el desabasto de agua en diversas zonas del país, se incrementarán los efectos del cambio climático y se agravará la pobreza de millones de personas que viven en los bosques mexicanos, dijo Greenpeace.

Aunque sobreviva el 100 por ciento de los árboles plantados en las campañas de reforestación promovidas por Proárbol, esto no ayuda a resolver la problemática que enfrentan los bosques de nuestro país, ya que estas campañas están encaminadas a “restaurar” y “reponer” las zonas deforestadas y no a atender las causas de fondo que provocan la acelerada pérdida de nuestros bosques.

“Mientras la política forestal de esta administración mantenga como prioridad del Proárbol a los programas que promueven la plantación de arbolitos, continuará la tala ilegal y nuestros bosques seguirán desapareciendo. México tiene el quinto lugar en deforestación en el mundo. Esta situación empeora cada vez más las condiciones de vida de 12 millones de personas que habitan en zonas forestales y agravará la pobreza en esas regiones. Por más que se planten millones de árboles y aunque la tasa de sobrevivencia sea del 100 por ciento, se agudizará la grave crisis que viven nuestros bosques”, explicó Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

La crisis de nuestros bosques se caracteriza por una alta tasa de deforestación, un mercado en el que 50 por ciento de madera que se extrae proviene de la tala ilegal y una enorme importación de productos forestales que representa el 80 por ciento del déficit comercial nacional. Esta problemática es generada por la falta de oportunidades y apoyos para que la gente que vive en las regiones forestales aproveche de manera sustentable sus recursos (madera, resinas, hongos, etc.), por lo que se ve orillada a convertir las áreas boscosas en tierras de cultivo o pastizales para ganado, o a talar los árboles para obtener recursos de la venta de madera.

“El año pasado, Proárbol anunció que se plantaron 250 millones de arbolitos y que para este año se plantarán 280 millones. Aunque sobreviva el 100 por ciento de los árboles plantados, eso sólo alcanza para `recuperar´ entre 250 y 280 mil hectáreas, eso es menos de la mitad de los bosques que perdemos cada año. Más aún, los terrenos reforestados no constituyen bosques y no lo harán hasta después de varias décadas o hasta cientos de años. Las áreas donde se han plantado millones de arbolitos no brindarán en el corto plazo los servicios ambientales que ofrecen los bosques que estamos perdiendo y para cuando lo hagan, ya habremos perdido la totalidad de los recursos forestales que aún tenemos. Además, pagar un peso con 70 centavos por cada árbol plantado a las personas que participan en este programa de reforestación no ayuda a resolver su pobreza”, continuó Magallón.

La tasa de sobrevivencia de los árboles plantados en las campañas de reforestación es de alrededor del 10 por ciento, así lo reconoció el propio secretario de medio ambiente, Juan Elvira y concuerda con los datos preliminares de un estudio que lleva a cabo Greenpeace sobre los resultados de las campañas de reforestación impulsadas y financiadas por Proárbol durante 2007; este estudio estará listo en los primeros días de septiembre.

Durante 2007, los programas destinados a promover las plantaciones forestales comerciales y la reforestación recibieron 2 mil 300 millones de pesos (mdp), de los 4 mil 123 millones de pesos asignados a Proárbol. En 2008, este presupuesto se incrementó a 2 mil 664 millones de pesos. En cambio, los programas que promueven el Manejo Forestal Sustentable (MFS) recibieron el 14 por ciento de estos recursos, lo que ha tenido como consecuencia que sólo el 15 por ciento de la superficie forestal de nuestro país se encuentre bajo esquemas de MFS.


Greenpeace México

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *