Un estudio publicado por la Universidad de Chicago explicó que las personas cuando piensan en la muerte pueden experimentar sensación de apetito. La investigación demostró que el sentir hambre también ocurre cuando se observan imágenes violentas en la televisión o el cine, reporta Vanguardia.

Para llegar a estos resultados, los responsables de la investigación examinaron la conducta de un grupo de personas, tanto en Europa como en Estados Unidos. Los investigadores llegaron a la conclusión que la gente tiene deseo de consumir todo tipo de todo tipo de comidas, tanto las que son saludables como las que no lo son, cuando piensan en la idea de que algún día van a morir.

Además, determinaron que las personas con menor autoestima eran más propensas a ingerir más comida después de este tipo de pensamientos. También se concluyó que los participantes tenían mas hambre cuando estaban delante de un espejo, sobretodo aquellos con la autoestima baja.

Fuente: Unafuente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here