La exposición El Color de Bolivia estará abierta al público a partir del 12 de agosto en la Galería Tonalli del Centro Cultural Ollin Yoliztli.

La muestra se conforma con pinturas de artistas bolivianos que radican en la Cd. de México o que vivieron en esta ciudad. También colaboran artistas radicandos en Bolivia y Europa, pero todos tienen en común, que alguna vez han vivido en México.

La muestra representa las regiones de Bolivia con imágenes del altiplano, del trópico y de la selva, así como las zonas templadas de esta región.

La estética y la técnica que se podrá apreciar en “El color de Bolivia”, es variada, va desde la acuarela, óleo, acrílico, hasta la técnica mixta.

El tema principal y eje rector de “El color de Bolivia”, es el interés y la polémica de la hoja de “coca”. Los artistas retoman el tema en su dimensión tradicional y de acuerdo a los usos y costumbres, ya que en Bolivia “la coca” es un producto natural de sustento y consumo cotidiano (en dulces, medicina, energética) en las zonas templadas.

“El color de Bolivia”, es una exposición colectiva que responde a las expresiones cromáticas de que Bolivia siga unida y que no se produzca ninguna fisura. En ella participan artistas como Freddy Murillo (cochabambino); Vanesa Salamanca que toca temas femeninos europeos y bolivianos como íconos; José Rodríguez (cochabambino) acuarelista destacado que trabaja el tema de las tradiciones en pueblos y personajes, es un artista crítico de la modernidad que destruye y recata los valores vernáculos del hábitat, así como de las costumbres, y les incorpora símbolos andinos y de los valles bolivianos; Gonzalo Torrico radicado en el D.F. es un artista importante y ganador de varios premios, maneja dimensiones de la tradición indígena y temas relacionados con la política, así como temas mexicanos (marchas zapatistas, sida, tradicionales mexicanos); Gian Carla Muñoz y Sonia Rivera, trabajan en pro de los derechos de las mujeres y de los niños; Julio Casanova, radicado en Suecia es hiperrealista y tiene la cualidad de “retratar” la naturaleza del trópico; Hans Hoffmann, es acuarelista del retrato surrealista de los personajes ilustres o cotidianos de la literatura y de personajes anónimos; Iván Castellón, es un sociólogo, y trabaja ciudades semifigurativas a través de la geometrización; y por último, José Guillén radicado en Cuernavaca, que se inclina por el trabajo hiperrealista.

Comunicado Centro Cultural Ollin Yoliztli

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here