Los espacios del Ex Convento de Churubusco, donde los frailes dieguinos recibían al pueblo e impartían doctrina durante el siglo XVI, fueron reabiertos este 20 agosto a la visita pública como salas de exposición permanente del Museo Nacional de la Intervenciones (MNI), donde se exhibe una singular colección de piezas que data de los últimos años de la época prehispánica hasta finales del virreinato.

Se trata de las áreas conocidas como la Antesacristía, la Portería y el Claustro Bajo, que desde la creación de este museo, en 1981, estaban denegadas al público, y que hoy, tras un proceso de reestructuración el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) abre nuevamente como parte del recorrido museográfico de este recinto cultural, conformado por más de 13 salas.

La reapertura de estos tres espacios, —que se realizó en el marco de las celebraciones cívicas por el 161 Aniversario de la Batalla de Churubusco, que tuvo lugar en 1847—, incluye además la exhibición por primera vez de 21 piezas prehispánicas y de arte sacro, entre las que destacan dos esculturas mexicas con las representaciones de Tonantzin o madre de los dioses y de un macehual o plebeyo, ambas halladas en los años cincuenta durante las exploraciones efectuadas en el lugar.

Entre las piezas novohispanas sobresalen dos cristos de pasta de caña de maíz del siglo XVI, uno de ellos acéfalo; una de las pocas pilas bautismales hechas en barro que aún se conservan en el país; una escultura de madera y papel con la advocación de San Joaquín de 1.50 metros, que cuenta con ojos de cristal y data del siglo XVIII.

Asimismo, se exhiben diversos óleos de mediano formato con las firmas de artistas novohispanos de los siglos XVII y XVIII, como Cristóbal Villalpando, Juan Correa, Manuel de Arellano y Antonio Torres. Además de pintura mural que logró recuperarse en el interior de estos espacios, y donde se puede observar el escudo de la orden religiosa.

El historiador Alva Zavala detalló que a través de estos objetos, el público podrá complementar el recorrido cronológico del sitio, que va desde el arribo de los primeros religiosos en 1524, al antiguo señorío de Huitzilipochco, que era sede del barrio de los comerciantes, y donde se fundó un pequeño ermitorio a partir del cual se dio origen a la construcción del Ex Convento de Churubusco y la fundación de la orden franciscana.

Aunado a la reapertura de estos tres espacios, se suman los trabajos de recuperación del huerto y jardín menor del inmueble conventual, que también fueron presentados al público durante la ceremonia cívica por Enriqueta Cabrera Cuarón, directora del MNI y el doctor Saúl Alcántara, director técnico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos.

Al respecto, el especialista en arquitectura del paisaje explicó que el rescate de estas áreas verdes se logró a partir de un concurso internacional sobre jardines históricos, convocado por la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. “Se formuló un proyecto a partir de una investigación histórica que incluyó la consulta de documentos, iconografía, mapas y planos, así como de una propuesta del uso de nuevas tecnologías para la investigación del huerto del Ex Convento de Churubusco”.

El rescate de la fisonomía de estas áreas verdes, incluyó el saneamiento y retiro de árboles muertos, la rehabilitación de jardineras y la siembra de plantas medicinales que hubo en el lugar, como epazote, ruda, manzanilla, sábila y menta, etc.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here