Escribir un libro no puede definirse como un proyecto sino como una aventura de la que se desconocen los caminos que va a recorrer su principal protagonista, aquél que plasma con devoción todos los días en el papel ese cúmulo de ideas que conforman sus recuerdos e identidad.

Así se expresó Luis Bernardo Pérez durante la presentación de su más reciente libro Fin de fiesta y otras celebraciones, que reúne 63 breves relatos en los que desentraña imágenes arquetípicas, reflexiones y pasajes autobiográficos que conforman un notable bazar literario.

El libro, impreso con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través de la Dirección General de Publicaciones y Editorial Ficticia, busca –en palabras de su autor– despertar en el lector una amplia gama de asombros en torno a misterios cotidianos, algunos reales y otros imaginarios.

Acompañado por Leo Mendoza y Marcial Fernández, el autor afirmó que el cuento es como un artefacto, una especie de juguete con gran complejidad que debe ser armado con mucho cuidado.

En ese sentido, comparó a la creación de micro historias con el trabajo que realiza un artesano al diseñar y decorar un arte-objeto: “Hay que regresar muchas veces a pulirlo, a retirar imperfecciones y, después de todo ello, pintarlo y barnizarlo para que resista el tiempo”.

Luis Bernardo Pérez, ganador del Concurso de Cuento Breve Edmundo Valadés, dijo que a través del trabajo literario es posible apreciar diversas perspectivas del mundo, que van de lo milagroso a lo oscuro y que al mismo tiempo es imposible resistir la tentación de describirlas.

“Uno no es dueño de sus letras; uno, como escritor, es servidor de ellas. La literatura no es algo que uno elija, es algo que de pronto nos encuentra y por ello nunca se pueden planificar con certeza caminos preestablecidos. Por ello es tan fascinante escribir, porque nunca se sabe qué ocurrirá”.

Leo Mendoza afirmó que Luis Bernardo Pérez se ha inclinado por las micro historias, uno de los géneros más difíciles de sostener porque las tramas deben estar armadas con mucha precisión, además de que el autor acostumbra aderezarlas con desenlaces sorpresivos.

En su participación, Marcial Fernández consideró que el autor de Fin de fiesta y otras celebraciones es en la actualidad uno de los cuentistas mexicanos más importantes de la generación nacida en los años cincuenta. “Un gran maestro de las imágenes, las tramas y la reflexión”.

Luis Bernardo Pérez nació en 1952. Es periodista cultural, cuentista y crítico literario. Es egresado de la carrera de Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Entre sus libros se encuentran Retablos de Quimeras (2002) y Cuentos para los días de lluvia (2003).

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here