Producciones El Milagro, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes y la Fundación Cultural de la Ciudad de México presentan obra Siberia escrita por David Olguín, que muestra personajes llenos de rencores, vacíos emocionales y gritos ahogados en el alcohol.

Grandes paneles blancos, que asemejan las vallas publicitarias que tapizan las bardas de las calles, son parte de la escenografía ideada por Gabriel Pascal. Un enorme muro publicita entre olas azules la marca de vodka Stolichnaya.

Mariana, la prostituta; Rodrigo, el asesino; Juan Carlos, el ebrio melancólico, y Laura, el demonio interior, se dan cita los jueves y viernes –hasta el 12 de diciembre– en el Teatro El Milagro para contar una historia de crimen sin sentido y castigo interior.

En “una oscura noche de la mente”, un demonio de “nombre eslavo impronunciable” rompe la pared, sale a perseguir a un asesino, lo asecha con preguntas sobre los móviles del crimen, pero el joven médico se queda completamente en silencio, no sabe qué responder al ser cuestionado.

Una mujer pierde la vida, un hombre se embarca a Siberia, al infierno frío, lleno de un paisaje blanco interminable, un mesero lee el destino de las personas en los hielos de sus copas, todos los personajes caminan “como el pez de Mariana”, con los ojos bien abiertos sin poder cerrarlos entre tristeza y “vergüenza por lo que somos”.

Los personajes se dicen que “aquí no hay ley, miedo, amor, ni vergüenza”, viven un caos emocional mientras la sangre se esparce en una específica parte del asfalto, “donde Dios cayó y no pudo levantarse jamás”.

Siberia es un recorrido por los submundos de los deseos inalcanzables, por los sueños que se escapan en un sexto piso, “donde sólo se ve el suelo” y por la vida que se escurre entre las manos y que se va como agua por la alcantarilla.

La puesta en escena se presenta como un gran ruso blanco, como una bebida alcohólica que embriaga los sentidos e impregna el foro de palabras que inician con p de “putrefacción, prostitución, pistola, pánico, purificación y paraíso”.

Rodrigo Espinosa, Laura Almela, Mariana Giménez y Juan Carlos Vives caminan por los círculos de un inmenso infierno blanco, donde se clasifica a cada muerto en un nivel de perversión y destrucción, “donde el tigre duerme con sus víctimas”.

David Olguín, director de obras como Belice, Clipperton y ¿Quién le teme a Espantapájaros?, desarrolla la historia de una repetición en la mente y en el alma de un hecho que se queda marcado con sangre indeleble, que ni el mayor grito de una vida puede borrar.

Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, Olguín como perito policíaco se acerca a la escena del crimen, reconstruye el acontecimiento y regresa innumerables veces a esa calle oscura donde nace la vida subjetiva y se detiene el tiempo por 90 minutos.

Ganadora del X Premio Internacional de Teatro de Autor Domingo Pérez Minik, en España, la obra indaga en algunos de los sentimientos de las personas que caminan en las calles de las grandes ciudades, entre culpas y desesperanzas, llenos de incertidumbre y desazón.

Una noche inolvidable para Rodrigo, Mariana, Juan Carlos y Laura, quienes caminan entre torbellinos helados y los suelos resbaladizos de sus propias Siberias.

La obra se presentará hasta el 12 de diciembre, los jueves y viernes, en el Teatro El Milagro.

Conaculta

1 Comentario

  1. Donde se estará presentando SIBERIA de David Olguin este año en el DF? No tuve oportunidad de verla en El Milagro.

    Gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here