La Fonoteca Nacional será inaugurada por el presidente Felipe Calderón el miércoles 10 de diciembre. Sin un antecedente histórico en el país, equipada con tecnología avanzada y ubicada en un inmueble acondicionado con estándares internacionales, la nueva institución preservará las voces, música y sonidos del país para evitar que desaparezcan.

El acervo inicial de la fonoteca ubicada en la Casa Alvarado de Coyoacán, que fuera residencia del poeta Octavio Paz, es de 246 mil archivos sonoros que provienen, entre otras instituciones, del Festival Internacional Cervantino, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, radiodifusoras estatales y coleccionistas particulares.

La felicitación telefónica del ex presidente de México Porfirio Díaz a Tomás Alva Edison en 1909, la crónica de Jacobo Zabludovsky después del sismo de 1985 en la ciudad de México y las radionovelas El derecho de nacer o Angelitos Negros, entre otras grabaciones, forman parte de este acervo histórico.

Lidia Camacho, directora de la Fonoteca Nacional, explicó que con la apertura del recinto no sólo se pretende conservar la memoria sonora del país, sino proporcionar un servicio al público para difundir la riqueza de sus archivos.

“Hemos querido llevar a cabo otras actividades que le permitan entender a la sociedad la importancia que tienen los acervos sonoros como parte de un patrimonio intangible en el país, un patrimonio que había estado prácticamente olvidado y que queremos que se reconozca su valor social, histórico y cultural”, comentó.

Por ello, además de facilitar la consulta de su acervo sonoro, se ofrecerán visitas guiadas a escuelas, conciertos, exposiciones e instalaciones sonoras e impartirán cursos y talleres para formar y capacitar a documentalistas sonoros.

Los trabajos de restauración a la Casa Alvarado, sede de la Fonoteca, se llevaron a cabo bajo la supervisión de la Dirección General de Sitios y Monumentos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Adicionalmente se construyó un nuevo edificio de preservación donde se ubican los acervos, el sistema de almacenamiento digital y un laboratorio para la catalogación y restauración de audio.

La fonoteca emplea métodos certificados de recopilación, conservación y digitalización de archivos y está abierta a recibir materiales sonoros de cualquier parte del país para su preservación.

Cuenta con una sala de lectura con temas especializados, una audioteca y una galería en la que el visitante puede conocer diversos objetos empleados en los siglos XX y XXI para grabar y reproducir sonidos, entre estos un fonógrafo, consolas con tocadiscos de acetato y reproductores de cinta de carrete abierto.

El programa de apertura del 10 de diciembre comienza con una instalación sonora con las voces de 64 poetas hispanoamericanos a las 17:00 horas, incluye una serie de exposiciones de arte sonoro, un concierto del Ensamble Tambuco y música electrónica en vivo.

Conaculta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here