Zares. Arte y cultura del Imperio Ruso




La Rusia zarista, de más de tres siglos de existencia (1613-1917), llega al Museo Nacional de Antropología a través de más de 500 piezas, en la exposición Zares. Arte y cultura del Imperio Ruso, parte de las colecciones del Museo Estatal del Ermitage.

Objetos de los siglos XVI al XX, pertenecientes al acervo del Museo Estatal del Ermitage, en San Petesburgo, Rusia, salen por primera vez del recinto, antiguamente llamado Palacio de Invierno y habitado por los zares y zarinas.

Uno de los objetivos principales de la muestra es ofrecer una visión más completa de la Rusia imperial, presidida por la dinastía Romanov, y su contribución al arte universal.

La extraordinaria exhibición servirá para lograr una mejor interpretación de esa nación, ya que la historia política rusa contiene características muy específicas, informó José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH.

Entre los objetos expuestos sobresalen carruajes, trajes de época, joyería manufacturada especialmente para los emperadores y los famosos huevos imperiales de Fabergé, expuestos en París, Francia, en 1900.

Ortiz Lanz, quien funge como curador de la museografía en México, informó que la idea es provocar en la gente la reflexión que despierte su intelecto y emociones, a partir de los significados históricos y no sólo de la belleza que distingue a cada una de las piezas.

Todas las estaciones del año reunidas

Las cuatro estaciones del año están presentes en la exposición de la Rusia zarista, con la intención de crear ambientes y contextos que rompan con la rigidez de una muestra cronológica.

La primera sala, La Consagración de la primavera, está dedicada a Igor Stravinsky, compositor y director de orquesta ruso, del siglo XX. En ella se podrán apreciar los diferentes procesos históricos por los que pasó la sociedad rusa, así como los antecedentes que permitan una mejor comprensión de su configuración.

La figura de los zares, centrada en la familia Romanov -quien gobernó por más de 300 años, se convirtió en dinastía y fue la más longeva y opulenta de toda Europa- será expuesta en la segunda sala: Verano.

Las semblanzas de dos emperadores asesinados por distintas circunstancias, Pablo I y Alejandro II, se concentran en Otoño, la tercera sala de la exposición.

Nicolás II, el último zar, asesinado en 1917 y uno de los más recordados, comparte el centro de la cuarta sala, Invierno, junto con Alejandro III.

Dos videos complementan la muestra. Rojo, el primero, reúne fragmentos de documentales originales de la época, donde se observan los contrastes sociales de aquellos años. La mirada de Occidente a través del cine sobre el Imperio Ruso es el segundo trabajo, que reconstruye los mitos subsistentes de la Rusia zarista.

Zares. Arte y cultura del Imperio Ruso. Colecciones del Museo Estatal del Ermitage es posible gracias a la curaduría de Mikhail Piotrovsky.

Conaculta

10 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *