G20: ¿dónde quedó el medio ambiente?


g20greenpeace

Los líderes del G20 fracasaron en su responsabilidad de poner la crisis del clima a la cabeza de su orden del día y perdieron una oportunidad clave para asegurar a largo plazo la salud económica y ambiental del mundo, denunció Greenpeace al final de la cumbre.

«El cambio climático quedó al final del comunicado del G20, como un tema para después. Esto no refleja la seriedad y la urgencia que el tema requiere. Se consiguieron cientos de miles de millones de dólares para el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, pero para hacer la transición a una economía verde -que paliaría la crisis financiera pero también la ambiental- no hay dinero sobre la mesa, sólo aspiraciones vagas», dijo John Sauven, director ejecutivo de Greenpeace Reino Unido.

«Mientras la catástrofe del clima sigue su curso, los líderes del G20 sólo toman medidas cosméticas. Un compromiso financiero claro con la inversión en crear empleos verdes habría sido el pedal de arranque para detonar una economía verde que nos permita enfrentar el cambio climático. Frente a la Cumbre del Clima de Copenhague a fines del año, el G20 le ha fallado al mundo perdiendo una oportunidad vital para resolver ambas crisis simultáneamente, la económica y la del cambio climático”, agregó Sauven.

A pesar de que ayer, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hizo un llamado a la acción global para confrontar el cambio climático, fue ignorado. Los gobernantes fallaron de asignar el dinero necesario para financiar el crecimiento verde de economías nacionales e internacionales. La cumbre necesitaba que las naciones ricas del G20 destinaran por lo menos el uno por ciento de su PIB a medidas verdes, y que el resto de los países hagan todo lo que puedan para reducir su dependencia de energías sucias como el petróleo y sus derivados, y basar su desarrollo en el uso de las energías renovables.

La ciencia muestra que el cambio climático está acelerándose y que hay un lazo muy fuerte entre lo económico y la supervivencia del clima del planeta. Una crisis del clima a gran escala aumenta la posibilidad de migración, hambre y extinciones masivas. Habrá pobreza permanente en los países en desarrollo y se estrangulará el crecimiento de las naciones desarrolladas.

El costo probable que los impactos de cambio climático generará está por encima del 20 por ciento de los egresos globales anuales; es más que el costo de la Gran Depresión y las dos guerras mundiales combinadas, sin contar las muertes de seres humanos y la extinción de especies, de acuerdo con Nicholas Stern, ex economista en jefe del Banco Mundial.

El enfrentar el cambio climático y canalizar la inversión en tecnologías bajas en carbón representaría una fracción de este costo, justo uno o dos por ciento del PIB global. Una figura apoyada por el Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas en su informe ‘Un Nuevo Trato Verde Global‘.

Esta inversión es urgentemente necesaria para estimular la economía mientras se reducen las emisiones, y apoyaría los esfuerzos para alcanzar un fuerte y efectivo acuerdo global para el clima en Copenhague en diciembre próximo. La primera en la serie de negociaciones sobre el clima que realiza Naciones Unidas en Bonn esta semana y culminará con la Cumbre del Clima en Copenhage, a fines del año, donde negociadores acordarán la próxima etapa del Protocolo de Kyoto.

Desde Greenpeace México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *