Por fin hoy van a reiniciar, ciertamente de manera paulatina, las actividades laborales y los restaurantes van a poder abrir sus puertas. Hace unos días el esquema de apertura y funcionamiento de los restaurantes no había sido muy claro. Ya se sabe quienes podrán reabrir sus puertas y dar servicio y con que modalidades.

Todos los restaurantes cuya función principal es la de servir alimentos pueden reabrir, sin importar su tamaño. Los únicos que deberán permaneces cerrados son los establecimientos que también venden alimentos pero cuya actividad principal no es la de la venta de alimentos. Por eso se endiente las discotecas, bares y demás antros.

Las nuevas obligaciones para los restaurantes son numerosas y corresponden de alguna manera a las nuevas condiciones de higiene y protección que se deben seguir. Entre otras están las del espacio a respetar entre mesas o el uso de cubrebocas para todos los empleados.

Para ser más precisos al respecto estos son los lineamientos publicados por las autoridades:

Los establecimientos mercantiles ubicados en el Distrito Federal que operen con licencia ordinaria y que tengan el giro de restaurante o restaurante-bar, cuya actividad principal sea la elaboración y venta de alimentos, deberán observar los siguientes lineamientos de prevención y control sanitario:
I. Operar al 50% de su capacidad de aforo;
II. No proporcionar servicio de buffet;
III. Colocar en lugar visible y distribuir información sobre las medidas preventivas y de protección contra la influenza;
IV. Solicitar a las personas que ingresen a sus establecimientos el lavado de manos y/o proporcionarles gel antibacteriano con base alcohol;
V. Supervisar que los comensales y/o empleados no ingresen al establecimiento con signos evidentes de alguno de los síntomas de la influenza;
VI. Desinfectar periódicamente todos aquellos elementos de contacto frecuente tales como teléfonos, interruptores de electricidad, elevadores, puertas, manijas, teclados de computadoras e impresoras;
VII. Desinfectar la carta de alimentos, menús, saleros y salseras inmediatamente después de que los use un comensal; utilizar en la medida de lo posible condimentos en sobres individuales;
VIII. Exigir a todo el personal del establecimiento :
a) Que no utilicen joyas y corbatas de vestir.
b) El uso de cubre bocas;
c) Lavarse las manos cada hora;
IX. Mantener un estricto control de la higiene en sanitarios y áreas destinadas a la preparación de alimentos;
X. Disponer de suficiente jabón líquido y/o gel antibacterial en sanitarios y cocina;
XI. Eliminar todos los objetos de ornato y publicidad en las mesas; y
XII. Ventilar suficientemente los establecimientos y permitir la entrada de sol; si existe aire acondicionado se
Deberá realizar el mantenimiento del sistema, en especial la limpieza de filtros

Algunas de estas medidas (empleados que se lavan las manos, baños limpios, control de higiene de las cocinas, etc..) son en realidad reglas de higiene básicas que ya deberían de ser la norma en cualquier establecimiento que vende comida. Habrá que ver, ahora, si en la práctica esas nuevas reglas son respetadas o si, como siempre, pasan al cajón del olvido…

Leer más sobre la epidemia de influenza en México AQUI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here