Hace un par de semana tuve la agradable oportunidad de ir al restaurante Contramar, un lugar especializado en comida del mar, que se encuentra ubicado en la Colonia Roma de la Ciudad de México.

Hospedado en un local muy grande del número 200 de Avenida Durango, en la Colonia Roma, Contramar es un restaurante al que verdaderamente vale la pena ir comer. Como les decía en la introducción, la especialidad de la casa son los pescados y mariscos. El restaurante ha logrado recuperar cierto ambiente playero y relajado sin perderse en complicaciones y teniendo como evidente línea directora: la calidad.

Si bien la carta propone algunos platillos “tradicionales” como tostadas de pescado, cocteles de camarón, ceviches, pescados a la plancha o salmón asado, lo interesante reside en algunas propuestas un poco más originales. Tal es el caso de los rollitos de jaiba con queso crema como botana o las exquisitas albóndigas de róbalo en salsa de chile morita, que son, seamos sinceros, una maravilla.


contramar1

Es difícil describir la sutileza que encontré en esas albóndigas de róbalo bañadas en una salsa de chile morita, picosa sin ser desagradable, respetando una perfecta armonía entre todos los ingredientes. Estas albóndigas, son servidas con un arroz y unos frijoles refritos, ambos muy sencillos, dejando todo su espacio al personaje principal de la obra: el pescado.

Me emocionó mucho con este platillo porque fue a mi gusto un exquisito descubrimiento, tanto así que no dudaría regresar al Contramar tan sólo para comer unas albóndigas de róbalo.

contramar2

Regresando a los demás platillos todos son servidos con generosidad, los postres son muy tradicionales (pasteles de chocolote, de elote, pie de higo, etc…) y bien servidos. Lo que me hace recordar que no les comenté que en términos generales el servicio es muy bueno. A pesar de la gran cantidad de clientes, hay mucho personal, muy atento y eficiente.

El perfil de los clientes del Contramar es alto. Personas acomodadas, personalidades del Show Business, algunos jrs. hijos de papi, empresarios y gente de clase media alta. Definitivamente el Contramar no es un lugar económico, sin ser excesivamente caro, los precios son elevados pero les garantizo que, vista la calidad, bien vale la pena invertir un poco en su paladar ir a comer ahí.

En conclusión les recomiendo ampliamente comer en el Contramar, no sin antes recomendarles hacer una reservación o llegar relativamente temprano ya que es un lugar muy concurrido que se llena rápidamente y quizá si llegan sorpresivamente, tendrán que esperar hasta una hora para entrar.

Para conocer más en detalle el menú les sugiero visitar la página web del restaurante en este enlace.

Fotografías: tomadas del sitio de Contramar

[easyreview cat1title=»Comida» cat1detail=»» cat1rating=»3.5″ cat2title=»Servicio» cat2detail=»» cat2rating=»3″ cat3title=»Precio» cat3detail=»» cat3rating=»3.5″ ]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here