El dolor de cuello

Por la Dra. Cristina Pérez
Especialista en Reumatología

El dolor de cuello o cervicalgia es un síntoma de varias enfermedades, generalmente debido a algún problema mecánico originado en las articulaciones, músculos, ligamentos y nervios cervicales. Se calcula que uno de cada 10 personas tendrán en algún momento de su vida dolor de cuello. Ocupa el 2o. Lugar de dolor de espalda, después de la lumbalgia, así como el 2o. Lugar en causas de invalidez.

La columna cervical es la parte de la columna con mayor movilidad, y está formada por siete vértebras unidas por estructuras llamadas discos vertebrales, y a su vez sostenidas por músculos y ligamentos. También es origen de nervios que van hacia los brazos, dando sensibilidad y motricidad a los mismos, así como es la estructura por la que pasa la médula espinal conectando al cerebro con el resto del cuerpo.

La mayoría de las veces el dolor de cuello es causado por una mala postura, traumatismos, estrés constante, esfuerzos físicos excesivos. En algunas ocasiones el dolor es originado de la protrusión de los discos vertebrales, causando las llamadas hernias de disco, lo cual origina la compresión de una raíz nerviosa. En personas mayores, la degeneración cartilaginosa de las vértebras de la columna también pueden ser motivo de dolor. Algunas enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide o la espondilitis anquilosante son causa de cervicalgia. El dolor de cuello también puede ser causado por infecciones o tumores.

La cervicalgia puede además acompañarse de dificultad para movilizar el cuello, dolor de cabeza, mareos, contracturas en los músculos del cuello y parte posterior del tórax, crepitación o tronidos al movilizar el cuello, rigidez cervical, falta de fuerza, hormigueo y dolor de brazos.

La historia clínica con un interrogatorio sobre el inicio del síntoma y factores desencadenantes, así como la revisión médica establecerán una sospecha diagnóstica, y de acuerdo a dicha evaluación se podrán necesitar exámenes de laboratorio para descartar enfermedades inflamatorias, y de gabinete como radiografías de columna, resonancia magnética nuclear o electromiografía de extremidades, para buscar otras enfermedades causantes del dolor cervical.

El dolor de cuello generalmente no es grave y es tratable, sin embargo, es necesario investigar la causa del mismo, con la finalidad de dar tratamiento al origen del dolor y no únicamente tratar el síntoma, ya que de no ser así, la cervicalgia puede empeorar.

Desde Vidasaludables.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *