Instalación de Julieta Aguinaco en El Clauselito

El Museo de la Ciudad de México recibe la instalación de Julieta Aguinaco titulada «Casa: Lugar donde viven animales o se guardan cosas» compuesta por varias series de dibujos que retratan la arquitectura de una casa modernista construida en la década de 1980 y del Museo de la Ciudad de México. La propuesta se complementa con un tapete intervenido que cubre el piso del Clauselito.

Con esta exposición la artista mexicana Julieta Aguinaco inaugura en El Clauselito (espacio contiguo al antiguo estudio de Joaquín Clausell) la décimo novena intervención al cuarto de proyectos del Museo de la Ciudad de México.

La intervención de Aguinaco al Clauselito está compuesta por tres elementos: dos series de 36 dibujos cada una y un tapete intervenido y recortado que cubre el piso del cuarto. La primera serie de dibujos retrata un recorrido por la casa en la que Julieta Aguinaco vivió en la zona de San Jerónimo en el Distrito Federal. Esa construcción fue proyectada por su tía y representa el lugar físico que aglutina las memorias y los recuerdos de la juventud de la artista. En los dibujos puede recorrerse –parcialmente- desde la fachada de la casa, pasando por el interior y las habitaciones, el jardín, hasta llegar a la azotea de la construcción.

La segunda serie de 36 dibujos retratan el edificio del ahora Museo de la Ciudad de México, en un recorrido idéntico al de la primera serie, comenzando con la puerta labrada en madera del museo, continuando por los patios interiores, pasando por las salas de exhibición, las escaleras, hasta llegar al estudio de Joaquín Clausell y terminar el recorrido pictórico en la azotea del inmueble del siglo XVIII.

La obra de Julieta Aguinaco fue creada específicamente para este proyecto en El Clauselito tomando como similitud la historia del propio Museo de la Ciudad de México, que tiempo atrás fuese fundada por Juan Gutiérrez Altamirano, abogado español y primo de Hernán Cortés, y que más tarde sus descendientes, los condes de Santiago de Calimaya, convirtieron en palacio.

En las pinturas de Aguinaco la temática principal es el devenir del tiempo; en sus dibujos se observa el devenir de los objetos y los muros de las construcciones. Las casas y los edificios son en sus pinturas testigos elocuentes del paso del tiempo humano: las ciudades como sus ruinas.

La instalación está abierta al público, hasta el 23 de febrero de 2013, en el Museo de la Ciudad de México ubicado en la calle Pino Suárez 30, Centro Histórico.

Con información de la Secretaría de Cultura del DF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *