La ley del ranchero

LeyRanchero

Como parte del ciclo Ópera Prima, el Centro Cultural Helénico presenta la obra La ley del ranchero, escrita por Hugo Salcedo y bajo la dirección de Edgar Valadez.

El dramaturgo, originario de Torreón, Coahuila, desarrolla una historia que lleva al espectador a un ambiente enrarecido, plagado de personajes arquetípicos del underground mexicano cuyo único interés es la búsqueda de la siguiente dosis de droga, de alcohol y de emociones igualmente intensas.

Kid, protagonista de esta anécdota, es acompañado por Maricela en la travesía; la presencia de ella se convierte en el vínculo con el pasado, con los años de juventud cuando ambos eran amantes… y hombres. La música y el lenguaje juegan un papel determinante en la narrativa, pues acentúan tanto la personalidad de los personajes como la época en que se ubica la acción.

Al desarrollarse la acción en la frontera norte del país, la violencia e impunidad imperantes aparecen a manera de contexto y crítica, pero también como algo cotidiano, como parte de la vida, integradas a la sociedad, sin que a nadie le sorprenda lo que ocurre a su alrededor.

El mismo tratamiento se aplica a las relaciones amorosas y sexuales de los protagonistas, pero con la intención de lograr un efecto poliédrico en la narración –según lo define el propio Salcedo al comentar este nuevo montaje de su obra-, pues ese recurso busca acercar al espectador a múltiples aspectos de la misma trama.

Dividida en siete escenas, la pieza se desarrolla en una cantina llamada El Ranchero, donde ocurren los encuentros entre los protagonistas y quienes discuten sobre su pasado, los sueños frustrados y las condiciones de su vida actual.

El público asiste a una serie de confesiones que por momentos son apasionadas, a veces violentas y siempre terriblemente dolorosas, con lo cual se va armando una historia llena de complejidades y secretos que el espectador va descubriendo conforme avanza el montaje.

Mientras que el tema central de la propuesta resulta ser la recompensa para la espera, algo desconcertante porque incluye una matanza, se descubre el ejercicio de la prostitución, el robo y cómo las pasiones sexuales dominan a los personajes. El resultado es igualmente intenso, pues la conclusión a la que se llega implica una reflexión sobre la conducta humana.

Salcedo establece un vínculo entre sus personajes y el público al otorgarle aspiraciones que todos los seres humanos poseen, al tiempo de dejarlo igualmente sorprendido ante la fuerza de la vida. La acción se mueve entre la magia, la religión y la realidad prosaica, en un ambiente sórdido, una especie de limbo del cual intentan salir sin lograrlo.

La ley del ranchero se presentará hasta el próximo 27 de febrero en el foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, los miércoles a las 20:30.

Coninformación del Conaculta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *