El Veinte

Hola queridos amigos. Nuevamente por acá su cuate El Bola, tratándoles de sacar una lágrima de gusto por los buenos recuerdos que vivimos en La Narvarte.

Por principio quiero agradecer a mi buen vecino “Pepe” Miranda por recordarme un lugar que fue de mucho éxito llamado Tortas Jorge. ¿Cómo no me voy a acordar si se encontraba exactamente frente a la panadería La Viana? Es más, creo que los bolillos con los que preparaban las tortas eran de la panadería mencionada. Tortas Jorge empezó con un lugarcito muy pequeño en la esquina de Diagonal y Vértiz, fue tal el éxito del hombre que puso este negocio, que con el tiempo yo le conocí otro lugar también llamado Tortas Jorge sobre División del Norte antes de llegar a la calle de Pacífico. Más aun, después abrió otra instalación en la esquina de Vértiz y Eugenia (hoy Eje Cinco). Su instalación original después la agrandó poniendo música y servicio de bar, siempre muy familiar. Recuerdo que vendían unas tostadas de pata y de pollo riquísimas, así como unas fresas con crema de primera.

TortasJorge

Tortas Jorge, Colonia Narvarte

Ya por el rumbo, recuerdo que pasaba la línea de camiones Mariscal Sucre, creo que venía de Gabriel Mancera. Agarraba Diagonal, luego Isabel la Católica llegando hasta La Alameda… era el camión obligado para ir a la matinée. También pasaba por Zempoala el Roma-Mérida, transporte que utilizaba para ir a la vocacional en la que estudié, cerca del Reloj Chino. También llegué a utilizar el camión llamado El Caballito (línea Café). Éste corría por todo Cuauhtémoc y lo utilizaba para llegar hasta El Poli (Santo Tomás).

Autobuses

Autobuses urbanos en los 50´s

Otra de las líneas obligadas que corrían por Diagonal era el circuito hospitales (Línea Roja) y era de los llamados de segunda. Siempre venía lleno medio guajolotero. Los asientos eran corridos y había que subirse como se pudiera; cobraba $.20ctvs., los cuales había que echar en una especie de alcancía que traían. Por cierto quiero comentarles (ahora que hablamos de $.20ctvs.) que en nuestra época era la moneda que más se utilizaba como ahora en el metro donde todo se puede comprar con $10.00. En aquellos tiempos el camión costaba un veinte, las flautas también, las primeras sinfonolas tocaban la pieza por un veinte, los volados los echábamos con una moneda de veinte, ya que por un lado tenían el águila y por otro el sol, es más, yo creo que de ahí nació la frase “ya le cayo el veinte”.

el20

Moneda de 20 centavos, años 50´s

Las fiestas de mi tiempo eran únicas, las llamábamos “tardeadas“. Ahorita me acabo de acordar (he de haber tenido 14 o 15 años) y recuerdo que empezaban por ahí de las cinco de la tarde y terminaban a más tardar por ahí de las nueve de la noche. Sólo tomábamos refrescos y sándwiches partidos por la mitad para que alcanzaran, siempre eran de jamón o de queso de puerco. Las tardeadas siempre estaban bajo la mirada de los papás del que organizaba la fiesta. En ese tiempo estaban de moda grupos como Los Rebeldes del Rock, Los Locos del Ritmo, Los Teen Tops, Los Crazy Boys, y de los americanos sonaban fuerte Elvis Presley, Paul Anka, Ray Coniff. Estas fiestas eran las primeras andanzas para acercarnos a las chicas de aquel entonces, ya se imaginaran como disfrutábamos de esas tardeadas.

Algunas de las costumbres que teníamos los jóvenes de esa época eran muy diferentes a las ahora. Rara vez vi a un amigo tatuado, normalmente esto lo hacían las personas que desgraciadamente habían ido a parar a la cárcel. La marihuana aunque se hablaba de ella, jamás conocí a algún amigo que la consumiera, se comentaba que sólo los soldados y los policías la fumaban. Las perforaciones ni se conocían. Las malas palabras solo las hacíamos entre amigos, difícilmente oí a una mujer decir alguna majadería, bueno, con decirles que era raro ver vestida a una mujer con pantalones. Cuando subíamos al camión primero dejábamos pasar a las damas, el asiento siempre se lo cedíamos a las personas mayores o a las mujeres. Los jóvenes que fumaban siempre lo hacían a escondidas de los padres. Recuerdo que en aquel entonces las marcas que prevalecían eran los Elegantes, Del Prado, los Belmont, los Faros, los Delicados (estos decían que era tabaco rubio, pero qué fuerte pegaban) ah, y sin lugar a duda los que marcaban la categoría de aquel entonces era los Raleigh, con filtro o sin filtro; el que los fumaba era por que tenía las posibilidades para hacerlo, yo sólo cuando me los regalaban.

Por último y para cerrar este capítulo, ¿quién no recuerda al señor que recorría las calles con un oso domesticado? Siempre iba bien encadenado y bailaba al ritmo del pandero que esta persona le tocaba, era clásico que llegara a la colonia al menos una o dos veces al mes. La ultima vez que lo vi fue en la película Los Caifanes. También en el cuadro que se hacía en las calles de Monte Albán y Morena, llegaba un morenazo (parecía cubano o americano) y con su bicicleta hacia toda clase de piruetas, manejaba al revés y al derecho, de cabeza, de espaldas y se ganaba unas monedas de todos los que lo veíamos. Otro de los personajes que siempre pasaban por la colonia era aquel personaje de campo que venia arreando guajolotes, recuerdo que fácilmente traía mas de veinte, los controlaba de manera increíble, sólo usaba una vara con un cordón a manera de fuete; tenía una puntería para zapear al que se saliera del grupo… todos caminaban derechito. También recuerdo que pasaba una señora gritando su venta como “chichicuilotiiitos” no recuerdo si eran gallinas o también guajolotes pero se me quedó muy grabado dicho gritito.

DomadorOsos

Domador de oso que pasaba por las calles del DF en la primera mitad del Siglo XX

Por lo pronto hasta aquí llegamos queridos lectores. En la próxima entrega, seguro que leerán nuevas anécdotas. ¡Que tengan buen inicio de semana!

Fotografías: La Ciudad de México en el Tiempo

1 comentario

  1. EL SCOPIANO MAYOR DEL 36-K,,,,,, JUAN ARTURO

    QUE BUEN RESUMEN PASASTE, FELICIDADES.
    RECORDAR ES VIVIR,,,,,,,ASI REZA EL REFRÁN, LA VERDAD ME HICISTE VIVIR ESOS BELLOS MOMENTOS DE HISTORIA DEFEÑA, (HOY VIVO EN LEON GTO.) CUANTAS VECES FUI A COMER UNAS RICAS TORTAS A ESE LUGAR ” TORTAS JORGE ” , COMPRE PAN EN ESA PANADERÍA ANTES MENCIONADA, QUE HOY ES LA LUNA, TOME CAFÉ EN SANBORNS DE INSURGENTES CONTRAESQUINA DE TORTAS JORGE.
    ABORDE MUCHAS VECES ESOS CAMIONES ANTES MENCIONADOS, EN CUANTO AL OSO Y EL HÚNGARO QUE LO LLEVABA A LA UNIDAD NARVARTE ( LA SCOP ) Y COMO NIÑOS, ANDÁBAMOS ATRÁS DE ELLOS VIENDO BAILAR AL OSO ( HACIENDO COMO UN SOLDADO CON FUSIL AL HOMBRO ) Y EL HÚNGARO TOCANDO SU PANDERO,,,,,,,,,CASI SE ME SALEN LAS LÁGRIMAS AL LEER TODO LO QUE AHI PUSISTE.
    FELICIDADES POR LA PUBLICACIÓN Y QUEDO A TUS ÓRDENES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *