De Chucho el Roto a los inicios de la televisión

Nuevamente por acá su buen amigo El Bola y ex vecino de la Narvarte con los recuerdos de nuestra bella colonia. En esta ocasión, y tratando de recordar los programas de radio que escuchaba antes -y un poco después de que se iniciara la televisión-, les comento que algunos de los programas radiofónicos que en mi época se escuchaban eran, entre otros, las radionovelas.

La primera que recuerdo -porque duró un montón de capítulos-, fue la de Chucho el Roto, la cual era estelarizada por un actor llamado Manuel López Ochoa. Me acuerdo que era tal nuestra afición por escucharla, que a cierta hora de la noche dejábamos todo por oírla. El slogan que utilizaban como entrada de la misma decía más o menos así: “la historia de un hombre que protegió a los pobres y luchó contra la injusticia” por ahí iba. Otra que presentaba muy buenos capítulos era la llamada “Apague la luz y escuche“, la cual era narrada por el primer actor Arturo de Córdova (así la mencionaban). Había también algunas de miedo como la titulada “El Monje Loco“. A la edad a la que la oía, sí me impactaba. Mi madre decía que no la escuchara, ya que muchas veces llegué a soñarla. Pero como en esa época los que mandaban eran mis hermanos mayores, no me quedaba otra que echármela a fuerza. También recuerdo una policiaca –que por cierto gustaba mucho-. Ésta era narrada por un conductor llamado Tomas Perrin y una actriz que no recuerdo su nombre, se llamaba “Carlos la Croix” y tenía como slogan al iniciar “cuidado Carlos dispare Margot“. Todas ellas recreaban nuestra imaginación y nos hacían vivirlas intensamente. Era la época dorada de la radio.

ChuchoelRoto

Manuel López Ochoa

También hubo muchos programas de entretenimiento como: La hora del aficionado, en la cual concursaban aspirantes a cantantes… y los que en verdad no la hacían, les tocaban una campana y “vas para fuera”. Otro programa que se escuchó mucho fue el Dr. I.Q., en el cual hacían preguntas entre el público asistente y los premiaban con dinero en efectivo. Se hizo famoso porque siempre lanzaban un trabalenguas, y quien lo repitiera (aparte de su lana) se llevaba el reconocimiento del público. Lo conducía un locutor que decía cuando terminaba: “Jorge servidor Marrón de ustedes” . Había otro que se llamaba “Tilín el fotógrafo de la Voz”. Era un actor que podía imitar a cualquier artista que en ese momento estuviera en la cúspide de la fama, ¡era buenísimo!

Al poco tiempo llegó la televisión (más o menos en 1950) y claro, era la locura para quien llegaba a tener una televisión. Al principio eran muy caras y pocos de mis amigos las llegaron a tener. Nosotros seguíamos escuchando radio y cuando teníamos oportunidad de ver la “tele”, era una verdadera fiesta. Por cierto, en esa época sólo existía la televisión en blanco y negro. Los primeros programas que recuerdo -sin lugar a dudas-, era “El Teatro Fantástico” de Cachirulo“. Era un cuento que pasaba cada domingo, y si mal no recuerdo, creo que tenía una hora de duración. El héroe del mismo era un actor que en su momento era nuestro ídolo, pues siempre salía triunfante y recuerdo que decía que “el mal siempre triunfa sobre el bien”, más o menos igual que las películas norteamericanas actuales. El actor que protagonizaba esa serie se llamaba Enrique Alonso.



El teatro Fantástico de Cachirulo, años 50´s

Y claro, ¿quién no se acuerda de “El Club Quintito“? Era un hora de puras caricaturas muy buenas, que por cierto creo que ahí vi por primera vez a “La Pandilla“. Ese programa lo conducía un locutor llamado Genaro Moreno y un cómico llamado El Pecas.

Otro programa que hizo historia en la televisión mexicana era el llamado “Club del Hogar” con Madaleno y Daniel Pérez Arcaráz. Era una forma muy buena de promocionar productos para la venta.

Después llegaron programas de entretenimiento muy buenos como La Hora Raleigh con Pedro Vargas y el Chino Herrera; Chucherías con Chucho Salinas; Variedades de Medio Día con Manuel el Loco Valdéz; Sube Pelayo Sube con Luis Manuel Pelayo. Y, ¿qué decir de las series norteamericanas que en esa época llegaron a México? ¿Se acuerdan de Ruta 66, Combate, Rin Tin Tin, Bonanza, Laramie, Hawai 5.0? Todas ellas sensacionales.

LocoValdez

Manuel el Loco Valdéz

Los comerciales de aquella época eran verdaderamente impactantes. ¿Quién no recuerda una frase narrada por un locutor al anunciar una marca de leche que más o menos decía así: “bárbara, bárbara la leche que hace unas horas era pasto“? O cómo aquel que anunciaba los sombreros Tardan, decía “De Sonora a Yucatán se usan sombreros Tardan“. O el de la brillantina Glostora que decía: “Cabellera seductora si la peina con Glostora“. Recuerdo que a los amigos que en esa época tenían el cabello muy rebelde les identificábamos con el mote “del Glostora“.

SombrerosTardan

Anuncio Sombreros Tardan

Por otro lado estaba los anuncios de jabones. Por ejemplo el del Jabón Fab, decía: “siga los tres movimientos de Fab, remoje exprima y tienda“. O aquel del jabón Palmolive que se anunciaba solo en Navidad como: “Colgate Palmolive fabricantes de Fab les desean cordialmente una Feliz Navidad“. También el que anunciaba el tío Gamboin relacionado con los jugos y decía: “estaban los tomatitos muy contentitos cuando llego el verdugo a hacerlos Jugo”, por ahí iba más o menos.

Esos fueron los inicios de la televisión en México. Para nosotros fue una época de entretenimiento fabulosa ya que eran los primeros avances de la tecnología en México. Ni que decir de lo que se tiene ahora, pero… como dijeran los viejos consejos: “por algo se empieza” y fue la base de lo que ahora disfruta la juventud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *